Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

jueves, 7 de noviembre de 2019

LA BALLENA DE CANTABRANA



FOTOGRAFÍA: Dintel en casa de Cantabrana (Tomada en 2010)

Entre los numerosos dinteles que se pueden ver en Cantabrana, todos ellos historiados con rosetas de seis pétalos, cruces y fechas de construcción de las casas, hay uno que sorprende por su originalidad. Llama la atención en él una figura aparentemente monstruosa, aunque si nos fijamos bien veremos que de monstruosa tiene poco, porque en realidad debe tratarse de una ballena, una ballena original, pero ballena; quizá sean los brazos humanos que salen de su cuerpo, uno de ellos mostrando los dedos de la mano, los que le dan esa apariencia. Pero entonces…, ¿se trata de una ballena nadando al estilo Crol? Qué va, y perdón por la broma. Después de mucho observarla uno se da cuenta de que, en efecto, dicho brazo, así como el otro opuesto, al que no se le distingue bien, deben pertenecer al profeta Jonás en el momento en que empieza a ser vomitado por el gran pez que se lo tragó. Una original escultura, sin duda, que parece más propia del Arte Románico que del siglo XVIII, momento en el que debió labrarse este dintel, al igual que todos los demás de Cantabrana. Todo tendría su explicación si nos atuviéramos a la iconografía cristiana representada en dicho conjunto, donde la roseta de seis pétalos es alusiva a Cristo, la cruz a su Martirio y la ballena a su Resurrección.

PD: Por lo demás, me toca pediros perdón, queridos amigos de este Cajón de Sastre, por mis largas ausencias. Pero, como os dije en su día, ando enfrascado con la roseta hexapétala y ya no veo otra cosa que no tenga que ver con ella. Llegado el momento sabréis más sobre mis andanzas por la provincia en busca de este símbolo que tanto significó para generaciones de burgaleses.  


jueves, 17 de octubre de 2019

NAUFRAGIO EN ROZAS

Surgió de entre las nieblas del revoco...

...y naufragó entre las nieblas del olvido


FOTOGRAFÍAS: Iglesia de Rozas (Tomadas en 2011 y 2019)

¿Qué fue de aquel barco de velas que surgió entre los desconchados de la iglesia de Rozas? Lo avistamos una mañana de bruma mientras navegábamos por las procelosas ruinas y anotamos su presencia en nuestra bitácora. Seguro que lo recordáis, queridos amigos marineros, fue hace ocho años. ¿Qué fue de él? ¿Se lo llevó una tempestad al fondo del océano para siempre? Hemos vuelto a navegar por al mar del olvido por si de nuevo hubiera emergido, al igual que lo hiciera el holandés errante, y apenas hemos adivinado las velas, la niebla de las tormentosas ruinas debieron devorarlas. Una pena, compañeros marineros, el Barco de Rozas, que tantos mares surcó, vino a vararse a este lugar desolado donde nadie quiso reparar sus desperfectos. Mal puerto escogiste, Barco de Rozas, para descansar de tus travesías.  

domingo, 29 de septiembre de 2019

8ª EXPOSICIÓN DE TRACTORES ANTIGUOS EN LECHEDO, (ÉXITO DE PÚBLICO, FRACASO DE IMPLICACIÓN INSTITUCIONAL)



Las máquinas llegan de muchas partes
Hay alemanas, de EE.UU, inglesas, polacas, belgas...

Uno de los dinosaurios mecánicos que se pueden ver


Los  distintos carteles de la exposición, uno por cada año

FOTOGRAFÍAS: Máquinas de otros tiempos en Lechedo de Cuesta Urrria (28 setiembre 2019) 

Un año más, ¡y van ocho!, ha tenido lugar este fin de semana en Lechedo de Cuesta Urria la impresionante muestra (probablemente la mayor muestra de este tipo en España) de viejos tractores y otras máquinas de arrastre agrícolas, procedentes de distintas partes del mundo y de diferentes épocas. Cada año tiene más aceptación y son miles de personas las que, llegadas de distintos lugares de España, se han dado cita este año para admirarla y disfrutar del arranque de motores con fuego de estos dinosaurios mecánicos. José Luis Ortíz, alma organizadora y mecenas apasionado de este sensacional evento, está satisfecho por la acogida del público, y disfruta viendo como este disfruta, pero se duele por la falta la implicación y colaboración de las instituciones tanto regionales como provinciales, que para nada, ninguno de sus representantes, ni siquiera para visitar la muestra, han aparecido por ella en las que ya se han celebrado. Es una vergüenza para todos que, pudiendo ser una magna muestra con carácter nacional o incluso internacional, no tenga ningún apoyo ni reconocimiento institucional.

lunes, 16 de septiembre de 2019

UN EMPERADOR EN EL PÁRAMO



FOTOGRAFÍA: Carteles en el castro de La Polera

Cualquier lugar es bueno para anunciar la ruta de Carlos V recientemente creada. Puede indicarse incluso desde una necrópolis de la Edad del Hierro en un desolado páramo. En “Los Cenizales”, del castro de “La Polera” en Ubierna, me sorprendieron ayer estos carteles. Me pareció curioso ver el rostro del emperador publicitándose sobre la memoria enterrada de los pobladores de dicho castro. Y es que, como bien es sabido, todos los caminos conducen a Roma.

lunes, 26 de agosto de 2019

LA MAGIA DEL SOL QUE APARECE


Expectación ante el gran momento

FOTOGRAFÍAS: Salida del sol desde Peña Monte (Peñahorada, 6/8/19)

Todavía es de noche. De nuevo he subido a la peña de mi pueblo adoptivo para ver salir el sol. En esta ocasión agosteña no he visto los cuchillos de la Rueda de la Fortuna, o de Santa Catalina, dando vueltas sobre las cumbres de los Montes Obarenes, ese fenómeno popular ocurre solo en la mañana de San Juan, cuando la zorra madruga y merodea por caminos y gallineros. Pero os aseguro, queridos amigos de este Cajón de Sastre, que tan espectacular y mágica es una salida del sol de agosto como la de San Juan. Esos momentos de espera hasta que el  rey sol  nace y aparece, cuando las nieblas de la noche aún duermen en las vallejadas,  y cuando se confunden y funden el amanecer de tonos grises con los primeros y tímidos rojos violetados, son algo para el éxtasis. Comprobadlo vosotros mismos algún día, amigos del escalofrío, solo tenéis que madrugar un poquito y subir a Peña Monte, la de Peñahorada. Aplaudiréis, seguro. 



Ya asoma por los Obarenes


El arte de lo mágico

lunes, 12 de agosto de 2019

LA ROSETA HEXAPÉTALA MÁS GRANDE




FOTOGRAFÍA: Tomada en junio de 2019. 

No por ser la de mayor tamaño esta roseta hexafolia ha de tener mayor simbolismo. En realidad, debe tener el mismo que cualquiera de las más pequeñas que vemos en distintos ámbitos, bien sea en edificios civiles o religiosos. La roseta de la que ahora os hablo, construida con cantos en el umbral de una iglesia de Merindades, e inscrita dentro de una circunferencia de dos metros de diámetro, es una rareza no solo por su gran tamaño, sino porque es la primera que hallamos realizada en el suelo y que no necesitó del concurso de ningún escultor o entallador de piedra. Dejando a un lado las que con gran profusión vemos en dinteles de portadas y ventanas de casas y casonas del medio rural, en las iglesias es fácil encontrarlas en claves de bóvedas de crucería, del renacimiento y aún más modernas, así como también en los muros exteriores, dispuestas según costumbre en distintas épocas y sitios (frisos, cimacios, pilastras…, por no hablar del arte mobiliario), pero nunca habíamos visto ninguna plasmada en el suelo exterior de un templo. Quiero compartir con vosotros, queridos amigos de este Cajón de Sastre, esta maravillosa rareza del simbolismo cristiano, para que la disfrutéis como ya la estoy disfrutando, pero perdonadme que, por razones que no se os escaparán, no diga aquí y ahora en qué lugar de Las Merindades se encuentra. Quizá algún día, cuando esté suficientemente protegida y hayamos finalizado el gran corpus de las rosetas burgalesas …

sábado, 20 de julio de 2019

DETRÁS DEL BOCALLAVE





FOTOGRAFÍAS: Bocallave en iglesia de la Merindad de Sotoscueva (en junio de 2019) 

Seguramente a más de uno de vosotros, queridos amigos de este Cajón de Sastre, os habrá pasado que al querer visitar una iglesia y encontraros sin la posibilidad de hacerlo, porque no es día de visita o porque no está el vecino o la vecina que tiene la llave y la enseña, o porque el cura ha dado órdenes tajantes de que nadie sin su permiso pueda visitarla, os habréis asomado por el bocallave para por lo menos ver algo de su interior. En lo que a mí respecta, muchas veces lo he hecho, pero si queréis que os diga la verdad, siempre con miedo de que alguien desde dentro me hiera el ojo indefenso con una larga aguja o cualquier otro objeto punzante. Una tontería, lo sé, pero siempre lo pienso al curiosear por el ojo de la cerradura de un antiguo edificio. Viene esto a cuento porque en mi reciente visita a una iglesia de la Merindad de Sotoscueva me llamó la atención su artístico y antiguo bocallave. Tomé las consabidas fotografías, para incluirlas en la amplia colección de estos elementos que a lo largo del tiempo he podido reunir, y ahí quedó la cosa, un ojo de cerradura más, una fotografía más, nada anormal vi aquel día y en aquel momento. Pero he aquí que, al descargar las fotografías en la computadora, algo llamó mi atención, algo que estaba en el fondo del ojo y que aquel día no vi. Y no os lo perdáis, amigos míos, lo que allí vi era algo parecido a una figura fantasmal. Amplié la fotografía hasta conseguir ver el “objeto” con mayor definición y, en efecto, se trataba de una figura con apariencia de mujer, algo espectral, una especie de cara de Bélmez con la boca abierta hasta el infinito, tal que el grito de Munch, como pidiendo auxilio. ¿Pero qué clase de broma era aquella? Yo no es que sea supersticioso o que crea en apariciones, pero desde que vi esta imagen no paro de pensar en ella. Tendré que volver para comprobar lo que al otro lado de la cerradura puede haber. ¿Os he despertado la curiosidad? Os dejo una fotografía para que vosotros mismos saquéis conclusiones.

lunes, 15 de julio de 2019

¡DIEZ AÑOS, SEISCIENTAS ENTRADAS!


CON AGRADECIMIENTO

¡Ah, parece que fue ayer cuando iniciamos este viaje alrededor de Burgos, a cuyo fin todavía no hemos llegado! Ha pasado una década de piedra, de historia y de historias, y aún quedan por descubrir o conocer intrahistorias, porque el suspiro y respiro de nuestra tierra y nuestra gente es inagotable. Qué lejos queda aquella primera entrada de un día de julio de 2009, cuando nos referíamos a un frustrado puente vecchio decimonónico sobre el Arlanzón. Fue nuestro bautismo bloguero, nuestro encuentro con un mundo desconocido del cual desconfiábamos. Y desde entonces nos hemos ido encontrando aquí, queridos amigos de este Cajón de Sastre, cada vez que algo nuevo y reseñable nos salía al paso. Nada menos que seiscientas entradas llenas de curiosidades, de lamentos, de alegrías y agradecimientos,  que de todo hay en ellas. Hoy, al recordar la aventura del trayecto, es mi deseo daros las gracias por vuestra estimulante compañía. Gracias.


domingo, 14 de julio de 2019

DÉCIMO ANIVERSARIO DEL "ÁRBOL DE LA PROVINCIA"


Grupo de danzas de Arauzo de Miel bailando para el
Árbol de la Provincia
 

Con tanta música este año la encina nos regalará
muchas bellotas


Una potente voz salió de la torre


Canto al árbol, lamento desgarrador por la despoblación

Adobes para construir un sueño

¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz!


FOTOGRAFÍAS: Escenas del décimo aniversario (Tomadas el 13 de julio de 2019)

Negros nubarrones mañaneros de ayer amenazaban el homenaje al Árbol de la Provincia que íbamos a vivir en Jaramillo de la Fuente.  A Simón Berbabé, el alcalde de la villa, se le veía preocupado por una posible fiesta aguada. La encina, ajena a la amenaza, tan campante, tan hermosa como está a sus diez añitos, nos recibió con cientos de bellotas que surgieron tras la trama precursora. Este año va a ser de buena cosecha. Los nubarrones lo intentaron, pero no consiguieron aguarnos la celebración. Apenas algunas gotas débiles nos llevaron a ochenta a concentrarnos en el  atrio de la iglesia. Fue un par de minutos. Luego todos salimos para ver cómo los danzantes de Arauzo de Miel bailaban a la simbólica encina, adornada para la ocasión con una instalación de la artista Mar Martínez. Sonaban la gaita y la caja, era emocionante ver volar las enaguas multicolores de las chicas del grupo  en torno a un árbol. Lo nunca visto, ¡bailar a un árbol!, o quizá sí. ¡Pues ni que estuviéramos en la Prehistoria! Después se hizo un espeso  silencio, callada la gaita, desde lo más alto de la torre, de una ventana románica salió una potente voz, un grito-canto- lamento: era Isabel Corullón, otra artista invitada para la ocasión que nos puso a todos la carne de gallina; desde abajo la mirábamos con sorpresa, y la oíamos, y en la distancia la vimos abrir su musical boca de soprano tal que si fuera un Papamoscas catedralicio. Bajó de la torre, y por unos instantes siguió cantando en la claustrilla, sola entre columnas y capiteles medievales; su  poderosa y sentida voz, lamento por los pueblos vacíos, salía por los siete arcos como dirigiéndose a la mágica encina que vive con 1.233 tierras de otros tantos lugares. Isabel se encaró al vegetal y continuó cantando su balada sin letra que el monumento provincial entendió perfectamente. Y entre tanto, los escuchantes quedábamos petrificados por el escalofrío.

Junto  a la fuente de la pradera, Dorien, la artista holandesa de El Hacedor, llegada de La Aldea del Portillo de Busto, y otro artista adobero, atentos al Canto de la Despoblación que ejecutaba Isabel, fabricaban adobes con tierras procedentes de distintos pueblos burgaleses.  Con manos y pies sumergidos en el barro, comentamos lo importante y simbólico que sería fabricar un adobe por cada pueblo burgalés, 1.233 adobes. (Deberemos concretar esta idea, amiga Dorien).

Pegados al bello claustro una decena de voluntari@s leyeron uno por uno los nombres de todos los pueblos burgaleses, 1.233 nombres, nunca antes nombrados de seguido, que iban a juntarse con las tierras enterradas que dan vida al árbol. Cada pueblo una emoción, cada lugar un recuerdo. Acallados los nombres todos a coro y acompañados esta vez con los acordes de un piano (gracias, Alberto), cantamos el tradicional "Cumpleaños Feliz". 

Por la tarde, después de la comida grupal, de los ochenta que asistimos al homenaje, en el Centro de Usos Múltiples de Jaramillo de la Fuente, donde duerme el Mapa de la Tierras, nuestro imprescindible Álvaro Alonso de Armiño, navegante en el Espacio Tangente, nos  proyectó su ansiada película que describe el día de la plantación de la encina de todos. Y quienes vivimos aquella gloriosa jornada, al ver las imágenes que se sucedían, no pudimos por menos que sentir una profunda emoción y nostalgia por un proyecto que tanto ilusionó a un pueblo y a tanta gente. Un proyecto que se convirtió en una mágica realidad y que aún pervive en el Árbol de la Provincia. Larga vida al árbol, a Jaramillo de la Fuente y al Espacio Tangente. 

sábado, 29 de junio de 2019

UNA ESCUELA CON ROSETAS HEXAFOLIAS A ORILLAS DEL RUDRÓN

Portada de Escuela de Instrucción Primaria con varias
rosetas hexafolias pintadas en rojo


FOTOGRAFÍA: Escuela con rosetas pintadas en el valle del Rudrón. (Tomada en 2010)

Como ya todos debéis saber, queridos amigos y seguidores de este Cajón de Sastre, puesto que ya han aparecido aquí algunas entradas que tocan su temática, recorremos de nuevo la provincia de Burgos a la búsqueda de rosetas hexafolias. Las ventanas singulares, que a cientos tenemos ya guardadas, nos introdujeron en ellas, y a través de ellas en el universo de los símbolos, tan oscuro como poco conocido en Burgos. Y una vez enganchados ya no pudimos detenernos, la roseta de seis pétalos nos había atrapado con fuerza; ocupaba un lugar preeminente en ese universo, no ya solo en las ventanas sino en los lugares más insospechados de dentro y de fuera de los edificios de nuestros pueblos, y terminó por formar parte inseparable de nuestros sueños. 
Así, pues, hace años que vimos la necesidad de inventariar y catalogar todas las rosetas hexafolias que nos fuera posible para que, en un incierto futuro, posibles estudiosos del tema tuvieran un punto de partida lo más amplio posible para la investigación. La aventura ha merecido y merece la pena, pues nos está llevando a conocer ese lado oculto de los pueblos que antes no habíamos visto, esa parte mágica sin la cual no podríamos conocer el alma de nuestros predecesores.   
Las hexafolias aparecen aquí y allá en cualquier lugar de la provincia (en algunas zonas más que en otras) la mayoría de las veces como elementos protectores de las casas y sus habitantes y generalmente grabadas en piedra. Aunque es verdad que también las hay pintadas, como las que hoy dejamos aquí pertenecientes a una vieja escuela de Instrucción primaria a orillas del Rudrón. Causaría emoción y ternura pensar que una o más rosetas pintadas en el frontis de esta escuela pudieron servir a algún maestro para proteger a sus niños de maleficios o para ayudarles a resolver sus problemas aritméticos.