Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

lunes, 1 de octubre de 2018

TAMAYO SALE DEL SILENCIO


Grupo de Tamayos delante de la casa de UNPORTA  

(No, no es la "Casa inclinada de Pisa", 
es la poca pericia del fotógrafo)

Fue presentado a los asistentes a la reunión el libro
"Tamayo. Recuerdos de una familia",
obra de Luis Jiménez Tuset y Martín  


FOTOGRAFÍAS: Tamayo (Tomadas el 28 de septiembre de 2018)


        El pasado 29 visité Tamayo, una vez más, y van.... Y es que no sé que tiene este pueblo del silencio que tanto enamora. Digo que no sé, pero sí que lo sé. Es el magnetismo de sus grandiosas ruinas, de su noble arquitectura del siglo XVIII, de sus empinadas y empedradas calles donde se hunden ojos  oscuros, bodegones del chacolí que fueron; es su moral gigante junto a la iglesia gótica, vacía y abierta a todos los vientos, a los apacibles y a los bárbaros. Es también que siempre, en cada visita, uno descubre algún detalle nuevo que le llama la atención. Sin ir muy lejos, en marzo pasado consignábamos en esta bitácora un dintel recortado sobre las nubes lleno de símbolos que nunca antes habíamos visto. Con las palabras que empleamos entonces llenamos las de hoy, no puede ser de otra forma, pues los sentimientos son inalterables en estas memorables ruinas.
        Hoy, queridos amigos de este Cajón de Sastre, tengo que decir que en mi visita del sábado encontré que el silencio no era tan profundo como en otras ocasiones, algo noté en el ambiente a mi llegada que no se parecía al de otras veces, era como si de repente rumores de fiesta sonaran de nuevo en Tamayo. Palabras, voces salidas de entre los muros desnudos, bajo los murallones de la iglesia, me llegaron en alegre brisa. ¿A qué se debía el rumor? ¿Cuál era la causa del silencio roto? Pues no era otra cosa que mi visita había coincidido con la reunión anual que la asociación Unporta (Unidos Por Tamayo), gente que tiene en común este apellido, tiene por costumbre hacer cada año desde hace ya bastantes en las ruinas. Me uní al grupo, en el que, entre otras procedencias que no recuerdo, había Tamayos de Sevilla, de San Sebastián, de Huesca, de Guadalajara, Pasajes, y así supe que dicha asociación ha adquirido una casa para rehabilitarla y para que sirva como punto de reunión de los Tamayo de cualquier procedencia. Y para mi sorpresa, dicha casa es la que luce el dintel del que antes hablé, sí, esa que tiene labrado un vítor y una fecha, 1782 (Un vítor, ¡qué apropiado para la ocasión!). Ojalá la restauración se lleve a cabo y que sea lo más respetuosa posible. De momento sabemos que Tamayo sigue siendo un pueblo del silencio, pero no del olvido.
  

3 comentarios:

  1. Más de cinco son las visitas que he hecho al encantador pueblo de Tamayo, la primera vez fue en el camino que sale desde Oña. Fue un paseo pausado y tranquilo comiendo manzanas que nos brindaban los arboles del camino. Lo primero que me encontré a la entrada fue un pilar de agua y caminé por lo que supuse que era la calle principal, flanqueada por muros que emergían del suelo, muros que fueron armados por manos maestras y que ahora, por si solas consiguen sobrecogernos, en mi caso de tal forma que siempre conservaré en mi recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Estas palabras son para recordar a Niceto,este hombre que hace casi 40 años se fijó en un pueblo semi abandonado llamado Tamayo, donde con muchas dificultades se estableció, luchó por el alcantarillado y la Red eléctrica, hecho que ánimo a otras personas a ocupar sus parcelas a si como también facilitó a una asociación. Agradecemos a esta persona que hizo posible, con tenacidad, respeto y humildad mantener vivo el espíritu de este pueblo. NUNCA Te Olvidaremos.
    G.R

    ResponderEliminar

Solo se admiten comentarios constructivos. Los comentarios anónimos, o irrespetuosos, no serán publicados, tampoco los que no estén correctamente identificados.