Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

martes, 1 de junio de 2021

EL TETRASQUEL DE VILLANUEVA DE LOS MONTES

De poco sirvió la protección del símbolo, la casa se vino abajo

Pronto el dintel caerá

FOTOGRAFÍAS: Dintel en Villanueva de los Montes. Laderas de genista en Poza de la Sal (Tomadas en mayo de 2021)

No hace mucho un asiduo a este blog me preguntaba si había algún pueblo burgalés que yo no hubiera visitado, y le contesté que seguramente habría varios, tal vez muchos, aunque en aquel momento no se me ocurriera ninguno. Pasado un tiempecito, sin embargo, me vino a la memoria uno en el que nunca había estado, Villanueva de los Montes. Y como me parecía que esta era una asignatura pendiente, aprovechando la curiosidad de este seguidor decidí que ya era hora de visitar este lugar cercano a Oña, para más señas escondido en un delicioso valle entre montañas donde la carretera muere y en el que la despoblación se ha adueñado inmisericorde. La iglesia, caída; en cada esquina, vacíos y ruinas; apenas dos casas habitadas, una de ellas casona de gran porte y de apariencia dieciochesca. Y entre las ruinas, un muro que conserva, suspendido en difícil equilibrio, un dintel historiado con un tema que hoy me resulta muy familiar, el de los símbolos protectores en nuestros pueblos, que tanto nos ha venido ocupando en los últimos tiempos, como bien sabéis queridos amigos de este Cajón de Sastre (La roseta y la Cruz). Una vez más insisto en que la sorpresa salta en los pueblos a nada que se arañe en su pasado construido; por mínimos y humildes que sean siempre habrá en cada uno algo por descubrir y para la admiración. Alguien, en el retirado lugar de Villanueva de los Montes, decidió al construir su casa que había que protegerla, ¿y cómo hacerlo?: con el arma de los símbolos. De esta manera, en el dintel de lo que debió ser la ventana principal de su hogar, ahora en difícil equilibrio por la ruina que le envuelve, junto al año de construcción (1810), grabó dos cruces y un tetrasquel, este último el segundo que llevamos localizado en dinteles de la provincia de Burgos, junto al de Quintanilla de la Mata, lo cual no es poca cosa.

De la ruta que seguimos para llegar a Villanueva podría contar muchas bellezas de mayo, pero ninguna como la que en estos días se nos ofrece en las laderas del diapiro de Poza de la Sal, embellecidas por la genista hasta extremos nunca vistos. Tomad esta fotografía que aquí dejo como un regalo; y os diría más: no perdáis la ocasión de contemplar este milagro amarillo, mejor en un día que el sol brille.


Milagro amarillo en el diapiro
          

2 comentarios:

  1. Llegaste a tiempo Elias de fotografiar esa ventana porque mucho me temo que a esa fachada le queda poco tiempo de estar en pie.
    Además nos enseñas un símbolo protector desconocido al menos para mi como es el tetrasquel.
    Nunca he llegado a ver uno en los numerosos dinteles que he tenido oportunidad de contemplar.
    Coincido totalmente en la belleza explosiva que ofrece la genista.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Faustino, por el comentario. Sí que me resulta chocante que no te hayas encontrado con algún tetrasquel, tú que tantísimos pueblos y ruinas has visitado.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar

Solo se admiten comentarios constructivos. Los comentarios anónimos, o irrespetuosos, no serán publicados, tampoco los que no estén correctamente identificados.