Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"


Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación

jueves, 12 de mayo de 2016

DOS DÍAS POR EL NORTE ( y III)


FOTOGRAFÍAS: Villaventín. Villabasil. San Llorente. Lechedo. (Tomadas en abril de 2016)


SEGUNDO DÍA, PRIMERA PARADA
(Villaventín, un depósito de aguas singular)

Hace una veintena de años una amiga del valle de Mena me llamó para darme la noticia de que el depósito de aguas de Villaventín se había vaciado para una de sus limpiezas periódicas, y que, si me interesaba, era la ocasión de conocerlo por dentro. La noticia me sorprendió, pues desconocía que en un pueblecito como aquel pudiera haber un depósito de aguas que, por alguna razón, merecía una especial visita. Pero como mi amiga era/es una persona de fiar, y buena conocedora del patrimonio menés y losino, le hice caso y al poco fui a verle con una cuadrilla de amigos. Y la verdad es que todos quedamos sorprendidos, aquel depósito en medio del pueblo para nada era normal. Por fuera, sus grandes proporciones, ya anunciaba una anormalidad, pero era su interior vacío lo que más nos llamó la atención. Exageraría si dijera que a todos nos recordó algo parecido a una basílica, sinagoga o mezquita, pues varias galerías paralelas y abovedadas (no recuerdo cuántas, creo que tres), separadas por arcos de medio punto, ciertamente lo hacían recordar. Mi amiga, pues, tenía razón, merecía la pena ver este singular depósito, que posiblemente no tenga parangón en ningún otro pueblo de Burgos.
Han pasado los años, y en este segundo día por el norte nuestra primera parada fue en Villaventín, más que nada por ver si encontrábamos a alguien que nos diera algún detalle que en la primera visita no obtuvimos. Pero el pueblo, pese a ser abril, estaba todavía en ese letargo invernal que adormece la memoria; a nadie vimos, a nadie pudimos preguntar. Pienso que tendré que volver cuando las bicicletas del verano se muevan por calles y plazuelas.
La visita sirvió, eso sí, para comprobar que el depósito, tal como lo recordaba, es un gran cuadrilátero hecho con aceptable sillarejo y que, según una fecha que puede verse sobre una puerta colgada a un metros del suelo, con dos pequeños óculos de aireación a uno y otro lado, fue construido en 1920. Será interesante, queridos amigos de este Cajón de Sastre, conocer quiénes fueron los arquitectos fontaneros que hicieron una obra tan seria, quién la sufragó, de donde llega la captación del agua y para qué tanta agua, seguro que encontraremos alguna historia curiosa.


Tiene en el frontis una puerta colgada, único acceso,
y dos pequeños óculos a cada lado de la puerta,
quizá para aireación, o tal vez para iluminación,
 o para las dos cosas 

Fue construido en 1920
  
Lleno el depósito, una de las galerías presenta este aspecto



SEGUNDO DÍA, SEGUNDA PARADA
(Villabasil, una ventana ciega en el campanario)

       Con los Montes de la Peña a nuestra izquierda, continuamos por tierras de Losa entrando en cada pueblo que salía a nuestro paso. Así llegamos a Villabasil, donde nos sorprendió en el campanario de la iglesia una extraña joya bajo el reloj. Digo extraña porque no sé muy bien si se trata de una ventana para iluminar el interior del campanario, en su momento cegada, vaya usted a saber por qué, o es un elemento importado, con forma de miniportada, de alguna otra parte de la iglesia y que se empotró en el lugar que ahora ocupa. En todo caso, se trata, sin duda, de un elemento arquitectónico de línea clásica y de gran belleza, con frontón y columnillas pareadas sobre una concha, que nos arriesgamos a guardar en el cofre de las ventanas.

       Extraña también nos pareció en Villabasil una casona de la parte más alta del pueblo, una que ahora se encuentra en restauración, o mejor dicho, en adaptación. En su día debió ser una casa notable, probablemente la de alguno de los primeros pobladores de este lugar losino. Tiene diversos arcos en su amplia fachada, destacando el ojival de su principal acceso y algunos geminados que aparecen, en mi opinión, puestos de manera anárquica. Hoy esta fachada a alguien podría parecerle un pastiche, consecuencia de obras que hayan podido llevarse a acabo en ella, pero sospecho que en otro tiempo debió tener un aspecto mucho más noble y ordenado. Llaman la atención en el conjunto, por su gran peralte y desproporción, dos dinteles de las ventanas geminadas, donde se encuentran labrados los arcos.  Y sorprende igualmente un curioso y solitario signo lapidario en uno de estos dinteles, probablemente de época gótica, una señal inscrita que algo debe estar diciéndonos, bien sobre el cantero que lo labró o sobre la familia que habitó la casona. Especulaciones, las que queramos.



Una ¿ventana? cegada en el campanario


¿Realmente fue una ventana?

Casona con múltiples arcos

Ventanas con arcos geminados, unas abiertas y otras cegadas

Un signo lapidario en el tosco dintel de una ventana




SEGUNDO DÍA, TERCERA PARADA
(San Llorente de Losa, torre de los Villamor y la ventana oculta)    

       En San Llorente encontramos una torre, la de los Villamor. Tiene ventanas de aluminio que han sustituido a otras originales y de mayor nobleza.  Signo de los tiempos, y de los gustos. Menos mal que en la planta superior todavía se conservan dos ejemplares de la época de la construcción, una de ellas, aunque algo magullada,  verdaderamente interesante y graciosa, con pequeño escudo vacío y curioso y extendido arco soportado por dos columnillas, con sendos capiteles y ancha barandilla.
       Un paseo por el caserío nos permitió localizar, en un escondido  rincón de una calleja, una nueva y espectacular ventana. Su decoración es exuberante, destacando lo mismo las jambas, con claveteados de piedra en forma de estrella, que la parte inferior del dintel con igual ecoración. El resto del dintel lleva a su vez grabadas cinco especie de rosetas de ocho radios o pétalos. Se da la circunstancia de que, según un vecino del pueblo que encontramos, esta maravillosa ventana, o al menos su decoración, estuvo oculta durante mucho tiempo, y que fue en una restauración reciente de la casa cuando apareció con toda su magnificencia. La misma persona nos informó que dicha casa perteneció a alguien con el apellido Ballesteros (dicho sea con todas las cautelas).


Torre de los Villamor en San Llorente de Losa.
Afortunadamente, aún quedan algunas ventanas de origen
       
Deliciosa ventana de la torre de los Villamor,
con escudo vacío
                                                                                                                                                                                         
Donde menos lo esperas surge la maravilla




SEGUNDO DÍA, CUARTA PARADA
(Lechedo, máquinas de otro tiempo)

          Aquellos que seguís este Cajón de Sastre recordaréis que hace cosa de un mes publiqué una entrada haciendo referencia a una locomóvil que desde hacía años tenía echada el ojo en Padrones de Bureba. Pues bien, a raíz de aquella entrada, un amable seguidor me envió un comentario para informarme de que en Lechedo, pueblo de las Merinades, había alguien que tenía varias de estas máquinas de vapor. Podéis imaginar, queridos amigos, la alegría que sentí por la noticia, pues la arqueología industrial, como ya alguna vez os he dicho, es una de mis grandes debilidades.
          Lechedo, pues, fue nuestra siguiente y última parada de este periplo por el norte. Y lo que vimos allí, amigos del Burgos insólito, es para dejar anonadado a cualquiera. Ya en la misma plaza del pueblo pudimos abrir boca con una locomóvil y un tractor Lanz del tiempo de Maricastaña (1909). Dos maquinitas que por sí solas merecen la visita, pero que son anunciadoras de lo que en realidad José Luis Ortiz Calvo ha llegado a reunir y que pronto veremos aquí. Permitidme, sin embargo, que de momento solo os muestre lo descrito, pues tengo pendiente una cita con este emprendedor burgalés de Lechedo para recabar de él toda la información que el tema requiere.   


Una locomóvil y un tractor Lanz de 1909 en la plaza de Lechedo
                                                                                               
                                                                                                
  
Vista por detrás
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

         


domingo, 8 de mayo de 2016

DOS DÍAS POR EL NORTE (II)


FOTOGRAFÍAS: Ventanas de Céspedes. Torre caída en Bárcena de Pienza (Tomadas en abril de 2016)

PRIMER DÍA, CUARTA PARADA
(Céspedes, ventanas hidalgas)

Tras una visita fugaz a los montes pasiegos, para darnos el gustazo de contemplar el Castro Valnera coronado por la nieve, ese gigante que tantas veces acompañó mis exploraciones, retrocedimos hacia un territorio de aldeas silenciosas próximas a El Ribero, por carreteritas sinuosas y envueltas en una luz de regalo que pronto anunciaría las sombras. Así llegamos a Céspedes, lugar escondido que nunca había hollado (siempre queda algo por conocer y descubrir). Lo sabía, intuía que en aquel territorio interior y desconocido alguien de condición hidalga debió posar sus reales en siglos de casastorre y escudos. Y no me equivocaba, una gran casona con perfectos sillares albinos nos recibió a la entrada del pueblo, y en ella una primorosa ventana, blasonada con armas del apellido Céspedes, digna obra de algún mago de la piedra. Pero hay más casas  con ventanas blasonadas en Céspedes, un pueblo de hidalgos, a lo que se ve, solo hay que alzar la vista hacia los aleros y llegaremos a contar hasta media docena. Huelga decir que todas pasan a engrosar el ya repleto baúl que llevamos. Dejo aquí tan solo una muestra.


Una magnífica casona con ventana blasonada en Céspedes

Una ventana digna de un mago de la piedra

Preciosa ventana para un escudo vacío

Ventana para un hijodalgo de Céspedes



PRIMER DÍA, QUINTA Y ÚLTIMA PARADA
(Bárcena de Pienza,  la torre caída)

De cómo al terminar el día llegamos a Bárcena de Pienza podría daros algunos detalles; podría deciros, por ejemplo, que habíamos ido en busca de un Lechedo que luego resultó que no era el que buscábamos, y que de vuelta por Gayangos fuimos a dar al primero de los pueblos, pero todo lo demás sería algo que nada de interés iba a aportar. El caso es que, ya bastante caída la tarde, a la entrada de Bárcena nos llamó la atención un nido de cigüeña con su inquilina; y esto no hubiera sido reseñable si no fuera porque el nido se encontraba en lo más alto de lo que parecía una casona arruinada, y porque bajo él, casi escondida, podía verse una ventana ajimezada, de arcos apuntados, propia de algún edificio histórico. Apresurados, aún tuvimos tiempo de recorrer el perímetro del edificio, que pronto comprobamos se trataba de una torre, probablemente de origen medieval. Recorrimos lo que pudimos, porque una casa adosada impedía (impide) hacerlo en su totalidad. El espectáculo era penoso, debo decir, pues lo que se ofrecía ante nuestros ojos, a pesar de algún lienzo en pie, era francamente desolador, una vieja torre caída (hoy sé que sin estudiar ni catalogar) con aspecto de haber pertenecido a algún notable de la zona, estaba prácticamente reducida a escombros. Ya digo, una pena.
La noche pronto caería en Bárcena de Pienza, era momento de volver a El Ribero y  de calmar en su bella torre la fatiga emocional por tantas cosas vistas.  



Definitivamente, se trataba de una torre caída

Primero vimos el nido, después la ventana ajimezada

Algunas saeteras en el lienzo del poniente hacían sospechar 
que se trataba de una torre



viernes, 6 de mayo de 2016

DOS DÍAS POR EL NORTE (I)

FOTOGRAFÍAS: Peluquería Bureba (Villarcayo). La Unión Montijana (Villasante de Montija). Torre-palacio de Villalázara (Tomadas en abril de 2016).


Mis recientes días en Bruselas no me han hecho olvidar la excursión que con mi paciente compañera y madre de mis hijas llevé a cabo por el norte de Burgos, también en el mes pasado. Fueron dos días luminosos como pocos en el lluvioso abril. A ella se le había antojado dormir en una posada singular, de esas que ahora tanto proliferan y que hacen que por unas horas uno pueda sentirse conde-duque o marquesa. Y puesto que a ella lo mismo le daba, yo le ofrecí la espléndida torre de El Ribero, un palacio fortificado del XVI, habilitado como posada, que estaba seguro había de colmar sus expectativas. Aceptó de buen grado (bien es verdad que no esperaba menos), lo cual me permitió hacer de trotapueblos, una vez más, por las tierras del norte, por zonas que sabía que un día u otro tendría que volver por considerar que eran  sospechosas de contener una y mil sorpresas. Bueno, bueno, la excursión fue de lo más gratificante y provechosa. Ahora, recién llegado de Bruselas, cambiado el chip geográfico, recapitulo y trato de hacer memoria de todas las cosas que vimos y que llamaron nuestra atención, cosa harto difícil pues fueron muchas. Vamos a ello.

                   
PRIMER DÍA, PRIMERA PARADA
(Villarcayo, la vieja Peluquería Bureba echará el cierre este verano)


Para abrir boca, como siempre que viajamos al norte por la 629, paramos en Villarcayo, para el café mañanero (una lástima que ya no esté el Café Toledo). Sucedió que nada más aparcar el coche, al transitar por una acera de la calle mayor, nos sorprendió el escaparate de una barbería que parecía antigua. Digo antigua porque, arrimando la nariz a la cristalera, pude ver en una repisa diversos objetos barberos, como viejas maquinillas cortapelos, navajas o afiladoras de navajas y otros utensilios del oficio, y en el interior, una estampa barbera de las que yo tenía recuerdo pero que creí que ya no volvería a ver. Aquello me resultaba ciertamente tentador. Dudé en un primer instante en entrar a aquel vetusto establecimiento, pero pudo más mi curiosidad y decidí que no me quedaría con las ganas. Que fue así como de pronto me encontré dentro de un obrador de pelo y barba que parecía sumergido en la noche de los tiempos. Ya solo por ver los dos tradicionales sillones peluqueros de sube y baja, modelo película Gran Dictador, el juegos de frascos rociadores y atomizadores de noble vidrio azul, y el precioso perchero modernista que colgaba sobre una pared (“Fue adquirido en una peluquería que hubo en la calle Almirante Bonifaz, de Burgos”), mereció la pena la osadía. Y más que mereció cuando conocimos al último de los barberos-peluqueros clásicos de Villarcayo, a Pedro García García, conocido en toda la Merindad de Castilla la Vieja con el apodo de “Bureba”, seguramente debido a que su padre, de quien heredó la barbería, era briviescano.  
Es una pena que, según nos contó el mismo "Bureba", esta barbería, abierta en 1939 y que llegó  a tener hasta cuatro sillones, la única con vida hoy de las cuatro clásicas que funcionaron en Villarcayo, echará el cierre este verano y para siempre. Será el adiós en el oficio de un profesional que bien ganada tendrá su jubilación tras una friolera de 56 años de actividad.


"Bureba", un peluquero de los de antes, un esforzado profesional que
 compaginó su actividad peluquera con la de camarero.
"Llegaba a trabajar hasta 17 horas al día"  
Sillón de peluquero que a partir del verano dejará de moverse

Atomizadores y rociadores de bello cristal decimonónico

Precioso perchero modernista.
Llegó a Villarcayo procedente de una peluquería
 de la calle Almirante Bonifaz, de Burgos.

Edificio de 1920 en cuyos bajos se encuentra
la Peluquería Bureba, que cerrará este verano



PRIMER DÍA, SEGUNDA PARADA
(Villasante de Montija, liquidación de la “La Unión Montijana”)

Nuestra visita a Villasante se debía a un compromiso con un amigo de allende los mares, un leal seguidor de este Cajón de Sastre que habiéndose enterado de la liquidación de “La Unión Montijana. Seguros Mutuos Contra Incendios a Prima Variable”, con 136 años de antigüedad, quería que yo investigara o escribiera algo sobre ella. Mi amigo es una persona sensible por los temas históricos de los pueblos, de los pueblos muertos y de los que se están muriendo, en realidad le pasa lo que a mí, que una simple chapa de aseguradora en la casa de un pueblo arruinado llega a conmoverle. Pero temo que voy a defraudarle, pues poco pude sacar en mi visita. Las oficinas de la mutua aseguradora, al parecer la única que funcionaba en España a prima variable, en el precioso edificio de Villasante, estaban cerradas y un aviso en la puerta comunicaba la disolución y liquidación. La Montijana ya nunca más, creo, asegurará a los pueblos por incendios, tan frecuentes en otro tiempos, y sus placas oxidadas, tantas como he tenido ocasión de ver, poco apoco irán desapareciendo entre escombros. Bueno, alguna quedará, alguna aún queda, como la que aquí dejo de una casa del mismo Villasante que luce el bonito año de 1900.


Precioso edificio de La Unión Montijana en
Villasante de Montija

Placa de La Unión Montijana en una casa de Villasante



PRIMER DÍA, TERCERA PARADA
(Villalázara, ventanas en “El Palacio”)

Mi afán por coleccionar ventanas notables, ya bien conocido por vosotros, queridos amigos, nos llevó a la cercana Villalázara y a su torre-palacio de los Bustamante y otros, que ahora luce esplendorosa después de un ejemplar  remozado y la desaparición del revoque que tanto la afeaba. Es difícil que una torre no tenga ventanas singulares, aunque nada más sea que para lucir las armas de quienes fueron sus dueños, y en el caso de la de Villalázara no es para sentirse defraudados, pues en el lienzo del oriente vemos un dignísimo ejemplar con escudo y tejadillo protector, que mucho se parece a tantos que llevamos guardados, bien de palacios o de casonas de hidalgos. Por su parte, el lienzo del sur cuenta también con otro ejemplar, ciertamente elegante, pero sin el privilegio de las armas familiares.  Parece claro que el primer propietarior de la torre quiso que la ventana más trabajada, para el lucimiento del escudo,  estuviera en el flanco que mejor pudiera verse por todo aquel que llegaba a la población. Es natural.  


Conjunto palaciego con torre, una ejemplar restauración
 
Ahora la torre de Villalázara luce con la dignidad original

Ventana blasonada en la torre-palacio de Villalázara


Aparte de la torre y sus ventanas, el paseo detenido por el pueblo nos llevó a descubrir un dintel que bien podría calificarse de original. La casa donde se encuentra no tiene nada de especial, pues se trata de una muestra más (al menos exteriormente) de la sencilla arquitectura tradicional de la zona, pero llama la atención una inscripción en el dintel de su principal ventana, donde puede leerse:

REINANDO
D. FERNANDO VII
AÑO 1825

A falta de más información, no parece normal que una simple casa, sin otros merecimientos, que sepamos, haga mención real en el momento de su construcción, pero, quién sabe, quizá detrás de la inscripción se esconda  alguna historia llena de interés.  


Casa en Villalázar con patio para distintos servicios

Inscripción de 1825 en dintel de ventana



martes, 3 de mayo de 2016

UN MUSEO FERROVIARIO DE ENSUEÑO EN SCHAERBEEK (BRUSELAS)


Antigua estación de Schaerbeek (Bruselas).
En edificio anexo se encuentra el museo de trenes más moderno

Indumentaria de mandos ferroviarios

Locomotoras que animaron el paisaje europeo

Un escenografía admirable con locomotoras reales

Tubos y mandos de la nave para pilotos avezados de la carbonilla


Recreación del fuego en una caldera 

Puntualidades y retrasos en la estación 

Vagón postal, quizá con alguna carta que llegó del Congo

Vagón-salón para un rey

Como en palacio

Lavabo modernista para Leopoldo

Sueño real y modernista



FOTOGRAFÍAS: Train World (Schaerbeek-Bruselas (Tomadas en abril de 2016)

¡Holaaaaaa!,  ¿hay alguien ahí?...Otra vez el silencio. Es mi manera de deciros, querido amigos de este Cajón de Sastre, que he estado ausente muchos días, que obligaciones y devociones familiares me llevaron de nuevo a Bélgica y que durante ese tiempo he echado mucho de menos el cielo y la tierra  que cobijan los pueblos de Burgos. Pero no vayáis a creer que he estado quieto, qué va. Bélgica, con ser un país relativamente pequeño, tiene tantas y tan extraordinarias cosas que ver que siempre, por más viajes que hagas,  habrá algo nuevo que te sorprenderá y te emocionará.  Aquí han quedado muchos testimonios, como habéis tenido ocasión de ver,  de modernismo, de arquitecturas increíbles, de parques que ni Hyde Park, de grandes y sorprendentes museos, de... Y hablando de museos, hoy, de esta última visita, quiero dejaros testimonio de uno que, como quien dice, acaba de ser abierto al público (septiembre de 2015).  Me refiero al Train World, sensacional recuperación para museo ferroviario nacional belga de la antigua estación bruselense de Schaerbeek (1887). Y os digo que nunca había visto nada comparable, por la historia tan bien contada y ordenada del tema, por su elegancia y fácil manejo, por las increíbles colecciones de todo lo relacionado con los trenes, incluidas locomotoras decimonónicas que parecen salidas de cuentos de los mil y un viajes, incluida la más antigua de Europa, la Pays Waes. Todo brilla con modernidad en el Train World de Schaerbeek, responsabilidad escenográfica del dibujante bruselense de cómic François Schuiten. Desaparecidos los humos muertos, todo reluce, incluidos los modernistas vagones, reales de Leopoldo II, vagones que ni los del Transcantábrico  o Transiberiano, queridos amigos. En fin, los belgas, reyes del viaje en tren, deben explicarlo mejor en la Red y otros medios, yo me limito a dejaros hoy unas pocas y emocionantes  imágenes que espero que induzcan la visita a los amigos de de los trenes de Burgos, que sé que son muchos. Solo una última cosa: nuestra vieja estación de trenes, que ahora se remodela para no sé bien qué, podría haberse convertido en un train world más, al fin y al cabo quizá nació para esto.    


Antigua estación de trenes de  Burgos




viernes, 15 de abril de 2016

DELICIAS DE ABRIL EN BURGOS


Majestuoso y nevado Castro Valnera

En Pedrosa de Tobalina

FOTOGRAFÍAS: Montes pasiegos nevados.  Cascada de Pedrosa de Tobalina (Tomadas en abril de 2016) 



martes, 5 de abril de 2016

LAS FUENTES OLVIDADAS III (RIOCEREZO Y PEDRAJAS)


 
Riocerezo. Fuente del barrio de Abajo

Fuente de Riocerezo con banco de espera 

Poza de la Sal. Fuente del santuario de Nuestra Señora de Pedrajas

Representación de la Virgen de Pedrajas en el interior de la fuente



FOTOGRAFÍAS: Fuentes de Riocerezo y del santuario de Pedrajas (Tomadas en 2016)

Quienes habitualmente seguís este Cajón de Sastre recordaréis algunas entradas con fuentes de Burgos que no llegaron a publicarse en el libro “Arquitectura del Agua. Fuentes de la provincia de Burgos” (1994). Son aquellas que yo mismo llamé “las fuentes olvidadas”. Pero olvidadas no porque no las recordara, sino porque en el momento de la publicación de dicho libro desconocía su existencia. Hoy me es grato traer aquí, queridos amigos, dos nuevos ejemplares que me han salido al paso en mis recorridos por la provincia, a mi parecer sumamente notables y sin duda merecedores de haber figurado en el libro. Una de ellas se encuentra en Riocerezo, en el barrio de Santa María, o de Abajo, y la otra, en el santuario de Nuestra Señora de Pedrajas,  de Poza de la Sal. La primera, junto a la iglesia, es un ejemplar de tipo capilleta (según la definición que yo mismo acuñé), con tejado a dos aguas y arco de medio punto; es espaciosa, de un solo caño y tiene banco de piedra para sentarse mientras se espera el llenado de los cántaros u otros recipientes. En realidad, es casi una copia de la que puede verse en el barrio de Arriba, bajo la iglesia de San Juan, que recibe el nombre de Fuente del querer.

       La segunda, situada en la parte trasera del santuario de Pedrajas, es una fuente de gran espaciosidad, donde una o varias personas pueden permanecer de pie cómodamente. Tiene un banco corrido de piedra en el fondo y un único caño que ya no da agua, parece que desde hace mucho tiempo. Con gran arco de medio punto para el acceso y construida con buenos sillares, más bien parece una capilla u oratorio, pues tiene en su interior, sobre el caño y con un fondo azul, una representación escultórica y policromada de la Virgen de Pedrajas. Una inscripción en la parte superior, donde se lee con claridad “Nuestra Señora de Pedraxas”, parece remitirnos al siglo XVIII, quizá el momento de su construcción. Estamos, pues, ante un bien patrimonial al que no se le ha dado la importancia que sin duda tiene. En realidad, es un gran desconocido. Bien harían en Poza si valoraran y conservaran esta fuente, a fin de cuentas, la Virgen de Pedrajas es su patrona.