Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"


Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación

martes, 29 de julio de 2014

LAS OTRAS BELLEZAS DEL MONASTERIO


Empedrado de la nave.
Cuando la paciencia se hacía arte.

Sillares autodecorados

Arcos proyectados en el claustro 


FOTOGRAFÍAS: Monasterio de Santa María de Juarros (Tomadas en julio de 2014).


Continuando con Santa María de Bujedo, de cuyo monasterio hablábamos ayer, traigo hoy unas imágenes que me ha parecido justo compartir con vosotros, queridos amigos y seguidores de este Cajón de Sastre, que tenéis la paciencia de seguirme en mis pasionales inquietudes.  Pero antes de ello, permitidme que os haga una reflexión. Uno va  a visitar un monumento, un monasterio, por ejemplo, Santa María de Bujedo, por aludido, y nuestros ojos se dirigen, por lo general, hacia la magnificencia, hacia las amplitudes y el arte mayor, si es que lo tuviera. Pero es cierto que a veces conviene detenernos en las cosas menores, por ejemplo en un suelo maravillosamente empedrado de tréboles, al gusto y paciencia medievales, o en unos sillares de piedra del planeta Juarros con anillos multicolores de capas geológicas, o en una luz claustral del mediodía que se desliza por los arcos hasta caer al empedrado. En fin, son esas imágenes que pueden pasar desapercibidas si no estamos ojo avizor.


domingo, 27 de julio de 2014

BUJEDO Y BACH, UNA AUDICIÓN SINGULAR


Portada de la iglesia antes
de la restauración.

Ábside de la iglesia antes de la restauración. 

Sala capitular antes de la restauración.

La ruina era notoria antes de la restauración.


FOTOGRAFÍAS: Ruinas de Santa María de Bujedo (1975). Nave de la iglesia de Santa María de Bujedo (Tomada en julio de 2014).


Fue un día de hace treinta y más años, fue con mi desaparecido hermano mayor y otros amigos, fue de noche y en la nave principal de la iglesia del monasterio de Santa María de Bujedo, de Juarros. Nos manteníamos en pie sobre un metro de estiércol de oveja que llenaba la iglesia, vacía de otros contenidos. Fue sobre aquella misma mierda donde y cuando pudimos escuchar a J. S. Bach, con el volumen máximo de una cinta magnetofónica, en el coro final de su Pasión según San Mateo, una debilidad musical de mi añorado hermano que supo contagiarnos. El estiércol acumulado no conseguía por entonces empañar del todo la acústica. Todavía siento el escalofrío que recorrió nuestra locura nocturna. Los acordes sublimes en aquel lodazal de abandono nos heló la sangre. Fue algo único, ya irrepetible, algo  con aliento desde que los monjes cistercienses abandonaron el lugar siglo y medio atrás. Las ruinas habían respetado, a duras penas, la gran nave de la iglesia. Fuera de ella, ábside, claustro, sala capitular, el resto del conjunto monacal, estaba ya arruinado, y nada, pensábamos, podía hacerse ya por el rescate del monumento, ¿o sí?

Pasaron años de aquel concierto en la oscuridad, y alguien llegó y decidió que había que salvar las ruinas de Bujedo, alguien con sobrado capital para invertir en el monasterio muerto (mejor privado que desaparecido). Y se restauró, y ahora, tras dos recientes visitas, me ha venido a la memoria aquella singular audición y aquellas ruinas que conocí. Hoy tengo un deseo, seguro que inalcanzable: escuchar en el mismo lugar el mismo concierto, pero con la dignidad que merece; la nave de la iglesia, perfectamente restaurada, reúne condiciones acústicas como ninguna otra. Quizá algún día. 



Nave de la iglesia, hoy restaurada






lunes, 21 de julio de 2014

EL GRUPO DE DANZAS DE JARAMILLO DE LA FUENTE BAILA AL “ÁRBOL DE LA PROVINCIA” EN SU 5º ANIVERSARIO. INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN “ÁRBOLES ANCIANOS DE BURGOS”



Tras la Misa, sacan el Santo del pueblo en procesión. 

 Grupo de Danzas de Jaramillo de la Fuente homenajea
al Árbol de la Provincia interpretando la
Danza del Árbol

El Grupo de Danzas de Jaramillo posa junto al
engalanado Árbol de la Provincia.

Numeroso público visitó la exposición
"Árboles ancianos de Burgos"

Cada árbol de la exposición requiere atenta mirada. 

También el Mapa de las Tierras de Burgos y su evolución
fue masivamente visitado.
Familiares, amigos y el Espacio Tangente acompañaron
en esta exaltación del árbol.

Autoridades de Jaramillo y danzantes posan al pie del
 Árbol de la Provincia





FOTOGRAFÍAS: Fiesta en Jaramillo de la Fuente (Tomadas el 19 de julio de 2014).


Como ya os he venido anunciando, queridos amigos y seguidores de este Cajón de Sastre, este sábado, aprovechando la fiesta que todos los veranos se hace en torno al Santo de Jaramillo de la Fuente, tuvo también lugar la celebración del quinto aniversario del Árbol de la Provincia, de la encina que crece junto  a la iglesia de este pueblo serrano con tierra de todos los pueblos de Burgos. Entre los actos propios del árbol, que para la ocasión fue engalanado,  destacaron los bailes del joven Grupo de Danzas de Jaramillo, que interpretó en torno a la encina de todos, entre otras danzas y de manera alegórica, la tradicional Danza del Árbol. De este modo, todos los que amamos los árboles y la naturaleza sentimos un momento de profunda emoción. Tras los bailes, y como los cuatro años anteriores, el numeroso público reunido cantamos al árbol el consabido “Cumpleaños feliz”. A continuación tuvo lugar la inauguración de la exposición “Árboles ancianos de Burgos” en el reluciente Edificio de Usos Múltiples, una colección de 42 fotografías con los árboles más viejos de la provincia que, masivamente, fue contemplada y admirada por el vecindario, y que de manera permanente podrá ser visitada en este edificio por todo aquel que lo desee. Hay que destacar también la gran afluencia de público en torno al Mapa de las Tierras de Burgos, instalado desde hace tres años en la planta baja del mismo edificio, y de la exposición fotográfica con todo lo que, paso a paso, supuso la finalización del proyecto. 

Los actos culminaron con un animado y generoso vino español en la campa del polideportivo.

Así, Jaramillo de la Fuente, con su Ayuntamiento perfectamente implicado en todo lo que suponga dinamizar su villa, podrá desde ahora sentirse orgullosa, no sólo de su imponente iglesia románica y su no menos magnífico rollo renacentista, sino también de los tres elementos que ya hemos descrito:  Árbol de la Provincia, Mapa de las Tierras de Burgos y exposición permanente de los Árboles ancianos de Burgos”.  ¿Hay quién dé más?  




Castaño de Sotoscueva en la exposición






martes, 15 de julio de 2014

BURGOS. LOS PUEBLOS DEL SILENCIO



FOTOGRAFÍA: Portada del libro  Burgos. Los pueblos del silencio. (Calle de Cortiguera en 1998).


Para todos aquellos que os habéis dirigido a mi y a este blog solicitando el libro Burgos. Los pueblos del silencio, que durante alguno años ha estado agotado, os informo de que hoy,  por fin, vuelve a estar a la venta en las principales librerías de Burgos. Se trata de una séptima reimpresión y ha corrido a cargo de Gráficas Aldecoa, de Burgos.


sábado, 12 de julio de 2014

PAISAJE DESPUÉS DE LA COSECHA




FOTOGRAFÍAS: Paisaje del Cerrato (2009). Paisaje de Tobalina  (2013). 


En junio vimos cómo los campos de cereal castellanos se mecían con vientos de las cuatro esquinas, formado olas de mares tranquilos. Más tarde vimos espadas afiladas de las espigas rubias, apuntando al sol de la madurez. Después llegaron artefactos de otro mundo para arruinar lo que estaba escrito que se arruinara. Por último, llegó el tiempo del arte, un paisaje cambiado, desolador y bello, de rastrojos creadores.

Os dejo un par de muestras, queridos amigos, para engrosar el archivo que seguimos de Arte en la naturaleza. 

miércoles, 9 de julio de 2014

EXPOSICIÓN "ÁRBOLES ANCIANOS DE BURGOS" EN EL EDIFICIO DE USOS MÚLTIPLES DE JARAMILLO DE LA FUENTE



FOTOGRAFÍA: Cartel con el Roble Escarcio, de Villamudria.  


Informo de que la exposición ÁRBOLES ANCIANOS DE BURGOS ha quedado instalada, de manera permanente, en el Edificio de Usos Múltiples de Jaramillo de la Fuente, antiguas escuelas. Cualquiera podrá verla y disfrutarla a partir del próximo 19 de julio. Ya os conté, queridos amigos y seguidores de este Cajón de Sastre, que el motivo de que se haya elegido este lugar serrano para la instalación se debe al hecho de que aquí se halla el Árbol de la Provincia, que crece con tierra de todos los pueblos de Burgos. Creo que no podía haber un sitio más apropiado y sugerente. Así, el emblemático árbol, la encina de todos, gozará de la compañía de sus padres, abuelos y tatarabuelos.   


miércoles, 25 de junio de 2014

DRAMA DEL PÁJARO CARPINTERO







FOTOGRAFÍAS: Cosecha en Villalbilla de Villadiego (circa 1950)

Durante siglos fue la ley del trueque en el orden natural de las cosas. En el mundo rural así se comprendía y así se interpretaba, todo intercomunicado, todo globalizado en la aldea, simbiosis del hombre y sus necesidades con la naturaleza que le rodeaba. El pájaro carpintero del drama, como iniciador de un suma y sigue lleno de pragmatismo, entiende que todo conlleva una reciprocidad y va de ventanilla en ventanilla de la Administración de ese Orden Natural para conseguir que le arreglen el pico, encontrándose con una burocracia de la que no reniega. Muy al contrario, recorre con sabiduría y paciencia, una tras otra, las ventanillas de servicio hasta lograr la reparación de su pico. Así funcionó todo hasta un pasado reciente, en un inteligente y delicado equilibrio hombre-comunidad-naturaleza que quizá ahora haya quedado roto.



Zapatero, lero, lero,
gobierna este pico picuelo,
que de tanto picar se me ha rotuelo.
Dijo el zapatero que le diera sebo.
Fui a la vaca. Vaca, dame sebo.
Dijo la vaca que la diera hierba.
Fui al prado. Prado, dame hierba.
Dijo el prado que le diera agua.
Fui a la nube. Nube, dame agua.
Dijo la nube que la diera viento.
Fui al aguilón. Aguilón, dame viento.
Dijo el aguilón que le diera cordero.
Fui al pastor. Pastor, dame cordero.
Dijo el pastor que le diera perro.
Fui a la perra. Perra, dame perro.
Dijo la perra que le diera pan.
Fui a la panadera. Panadera, dame pan.
Dijo la panadera que la diera paja.
Fui al pajar. Pajar, dame paja.
Dijo el pajar que le diera ripia.
Fui al monte. Monte, dame ripia.
Dijo el monte que le diera hacha.
Fui al herrero. Herrero, dame hacha.
Dijo el herrero que le diera carbón.
Fui a la carbonera. Carbonera, dame carbón.
Dijo la carbonera que le diera dinero.
Dinero di a la carbonera,
la carbonera me dio carbón.
Carbón di a herrero,
el herrero me dio hacha.
Hacha di al monte,
el monte me dio ripia.
Ripia di al pajar,
el pajar me dio paja.
Paja di a la panadera,
la panadera me dio pan.
Pan di a la perra,
la perra me dio perro.
Perro di al pastor,
el pastor me dio cordero.
Cordero di al aguilón,
el aguilón me dio viento.
Viento di a la nube,
la nube me dio agua.
Agua di al prado,
El prado me dio hierba.
Hierba di a la vaca,
La vaca me dio sebo.
Sebo di al zapatero,
para gobernar   
este pico picuelo,
que de tanto picar
se me ha rotuelo..
Así que fue arreglado,
el pico picuelo. 


Tuve la gran suerte de grabar esta maravilla en Villalbilla de Viladiego, en 2000, de boca de un buen amigo que ya falleció.  



miércoles, 18 de junio de 2014

ROBLE DE LA LAGUNA, MATUSALÉN I , REY DE REYES


Por el lado estrecho

El tronco de Matusalén


FOTOGRAFÍAS: Roble de la Laguna, en Huerta de Arriba. (Tomadas en junio de 2014).  


El bosque se ha metido tan dentro de mí, que he llegado a olvidar las piedras y otras causas que aquí hemos venido siguiendo (y que seguiremos, D. M). Una fiebre que imagino tardará en desaparecer, pues cada noche legiones de troncos inmortales mecen ahora mis dormires y mis despertares. Cuando empecé la aventura de los árboles burgaleses ni por un momento pensé que iba a encontrar lo que al final he encontrado, un patrimonio increíble, fantástico y digno de los mejores sueños. “Los árboles ancianos”, he llamado a la colección de cuarenta ejemplares obtenida. Y bien que podría haberla llamado árboles singulares, o árboles venerables, o viejos árboles burgaleses, de mil maneras, pero he elegido la ancianidad matusalénica porque me parece que, por su desmesura en los años vividos, están cerca de lo sobrenatural. Sus descomunales troncos siempre han sido así, nadie los ha visto de otra manera, nunca más flacos, siempre con igual volumen. He preguntado a los más ancianos de los lugares y todos me han respondido lo mismo, que siempre los vieron tal y como ahora se ven. Lo mismo dijeron su padres, y sus abuelos. Entonces, cabe preguntarse: ¿es que nacieron gigantes? Portento sería, portento son.

Hoy, queridos amigos y seguidores de este Cajón de Sastre, y para finalizar la serie vegetal, os traigo un arbolito de Huerta de Arriba, el que llaman Roble de la Laguna, que a juzgar por su imponente tronco debe haber sobrevivido a todas las épocas históricas..., o estar desde el principio de los tiempos. Si llegáramos a imaginar a un legionario romano descansando a su sombra, tras una cacería, nadie podría acusarnos de visionarios.

Pronto los veremos todos reunidos. Os contaré. 


miércoles, 11 de junio de 2014

UNA EXPOSICIÓN PARA EL QUINTO ANIVERSARIO DEL ÁRBOL DE LA PROVINCIA




FOTOGRAFÍA: Encina en Tordueles (Tomada en junio de 2014). 

Más de uno de vosotros, queridos amigos y seguidores de este Cajón de Sastre, os habréis sorprendido últimamente con mi afán por los árboles, pues son ya varias y casi seguidas las entradas con la misma temática. Pues bien, creo que es hora ya de daros una explicación. Todo viene a cuento porque este año se cumple el quinto aniversario del Árbol de la Provincia, la encina que plantamos en Jaramillo de la Fuente en 2009 y que crece con tierra de todos los pueblos de Burgos (1233), de la cual ya hemos dado cuenta aquí en varias ocasiones. Tal efemérides (¡cinco años ya, y parece que fue ayer!) tenía que ser celebrada con algo especial, más allá del engalanamiento del árbol y el canto del tradicional “feliz en tu día” de los años anteriores. De aquí, pues, nació la idea de hacer una selección de los árboles más singulares y ancianos de la provincia de Burgos y con ella montar una exposición. Una exposición que, como no podría ser de otra forma, habría de estar -y estará si no hay novedad-, en Jaramillo y junto a la encina de todos. Y en ello estamos, dando la vuelta, una vez más, a la provincia, en esta ocasión para la apasionante  búsqueda de los árboles más longevos y espectaculares de Burgos, de esos monumentos naturales que han resistido el paso de los siglos en nuestros montes sin otra ayuda que la de dejarlos en paz con la tierra, el sol y el agua.  Así, este verano, podremos todos admirar en Jaramillo de la Fuente dicha exposición. Os invito a que vayáis a verla y disfrutarla, quizá algún día coincidamos. (Será  a partir del 19 de julio, pero os lo confirmaré más adelante).

jueves, 5 de junio de 2014

EL MORAL DE LOS MOROS, EN TORREPADRE


Al pie de una antigua calzada

Su tronco desgajado, desvencijado 

Nuevos tentáculos buscan la verticalidad, la luz

FOTOGRAFÍAS: Moral en Torrepadre. (Tomadas en junio de 2014)

 

Derrumbado sobre mil años, descuartizado su tronco madre por el peso de su vejez, arrastrando su grandeza leñosa junto al Arlanza, el Moral de los Moros aún saca fuerzas para crear nuevos tentáculos a la vera del camino medieval y del antiguo pueblo que le dio vida, frente a los restos de una cercana iglesia que murió. Tiene dos caras el moral moro, la una es de invierno, cuando para dormir se desviste y, turbado y sin turbante, muestra su abultada y desgarradora desnudez a los alisos del río. La otra cara es de temporada primavera-verano, tiempo de viva y frondosa copa, pasarela de velo agareno que cubre con generosidad sus vergüenzas desgarbadas. El espectáculo termina cuando el moral moro se tiñe de rojo, para el deguste de todos y como homenaje a la leyenda.