Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

lunes, 25 de octubre de 2010

LA ABADÍA DE SALAS DE BUREBA







FOTOGRAFÍAS: Conjunto de la Abadía de Salas de Bureba. Torre de la Abadía con escudo. Torre por el costado norte. Patio con arquerías cegadas y portería de fútbol. Interior de bodega. Taquillas de cine en la torre. (Tomadas en octubre de 2010).

Entre el rico patrimonio que contiene la villa de Salas de Bureba destaca, casi pegada a la iglesia parroquial, una vieja abadía-colegiata que los vecinos llaman ahora Casa del Cura. Muchas veces había pasado por Salas, y siempre haciendo la promesa de que algún día habría de visitar el edificio de grandes arcadas, visible desde la carretera y en la parte alta del pueblo. Hace dos días, por fin, de regreso del valle de Tobalina, hice un alto en el camino y pude conocer de cerca el monumento. Lo primero que llama la atención, además del deplorable estado general, es su gran torre de tres cuerpos, el último de ellos el campanario, que ahora tiene los huecos campaniles cegados y en el que brilla un gran escudo con sombrero y cordones, con armas de Andrés Pesquera, abad de Salas. La hiedra está cumpliendo con sus funciones y progresa y abraza los muros por el norte y por el este. Junto a la torre, un amplísimo edificio de dos cuerpos y buena sillería arenisca, cuya fachada principal tiene ventanas enrejadas, ocultas también por la hiedra. Si se mira por el lado del oeste, vemos que el edificio no es sólo de un cuerpo, sino de dos y haciendo escuadra, con grandes arcos cegados en cada una de sus dos plantas, que quizá en algún momento pudieron estar abiertos formando galería. Se aprecian también los arranques de otros arcos que avanzan hacia un amplio patio, lo que lleva a pensar que en tiempos quizá pudo existir algún tipo de claustro, pero todo esto son especulaciones. En la base del lado norte, entre maraña vegetal y derrumbes, puede verse también un gran arco que da acceso a un subterráneo, posiblemente a lo que fue bodega o lagar de la abadía, donde pudo fabricarse y almacenarse el vino cahacolí, tan característico de la zona.

En definitiva, se trata de un conjunto monumental, probablemente de finales del XVI, sobre el que habría que tomar alguna medida de protección y de conservación. Me informan de que el Ayuntamiento ha hecho sus gestiones ante el arzobispado en este sentido, pero de momento no se ha materializado en nada positivo y las ruinas avanzan sin tregua. Y cuando todo sea un montón de escombros, Salas de Bureba habrá perdido una de sus principales señas de identidad. Un desastre más del rico patrimonio burgalés.

Al gran edificio se le llama la Casa del Cura, ya digo, pero no parece una casa rectoral al uso, como tantas que existen en los pueblos de Burgos, mucho más humildes. Esta “casa” más parece un palacio que otra cosa. En ella vivieron los curas de la parroquia, desde luego, y quizá también, entre ellos, Pedro Segura Sáenz, más conocido como el Cardenal Segura, que ejerció de cura ecónomo en Salas durante un año (1908).

Se recuerda también a D. Amador, que fue el último cura párroco que habitó en la abadía, desde 1970 hasta 2006. Produce escalofríos pensar que en esta casona de fríos, silencios, oscuridades, goteras y resquebrajos, pudo vivir alguien en tiempos tan recientes. El hecho es que desde que este sacerdote dejó el pueblo hace cuatro años la vieja abadía ha quedado en el más terrible de los abandonos.

Hoy, quien visite este lugar de arte e historia, ha de sentir una gran tristeza y vergüenza ajena. Pero quizá también pueda escapársele una sonrisa al ver las dos toscas taquillas en una desvencijada puerta de la gran torre. Estas taquillas sirvieron para expedir las entradas a un cine que funcionó en la abadía en los años 60 del pasado siglo, auspiciado por el mencionado cura. Eran tiempos en los que se habían puesto de moda los teleclubs en los pueblos.

5 comentarios:

  1. Enhorabuena, Elías, por tu encomiable tarea investigadora y de denuncia de tantos "tesoros patrimoniales" abandonados en nuestra amada tierra burgalesa.
    Saludos.
    Cironte (nick)
    --------------------------------------
    http://sites.google.com/site/hozabejas

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado el artículo. Soy de Salas y te agradecemos tu trabajo, afición, pasión, que hay de todo en este blog. Ciertamente un edificio único que acabará en ruina si no hay nada que lo remedie.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. También yo soy de Salas, y me ha encantado el artículo, pero es verdad todo lo dicho en él, cuando realmente sea ya una ruina y nada se pueda hacer se nos escapará una lágrima pensando en lo que pudo llegar a ser y no fue. Gracias por tu trabajo y cierto es "un edificio único"

    ResponderEliminar
  4. ¿ PERO NO SE PUEDE HACER NADA?

    ResponderEliminar
  5. Por toda España sitios preciosos. Y que vamos a perder.

    ResponderEliminar

Solo se admiten comentarios constructivos. Los comentarios anónimos, o irrespetuosos, no serán publicados, tampoco los que no estén correctamente identificados.