Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

viernes, 11 de septiembre de 2015

MUTACIONES EN LOS PUEBLOS




FOTOGRAFÍAS: Casa tradicional de Cantabrana (principios del siglo XX y 2010)  


Cuando hay vida en ellos, los pueblos se mueven en todas las direcciones, bien es verdad que con lentitud. Se mueven, y al hacerlo, se transforman. Nacen, crecen y cambian en su aspecto, como cambian también cuando se despueblan, lo que les conduce a la degradación primero y a la desaparición en última instancia. Lo vemos bien en las dos imágenes que aquí dejo, pertenecientes a Cantabrana. Se trata de una misma casa pero con significativas diferencias, la principal de ellas, su portal. En la fotografía en blanco y negro, probablemente de principios del siglo XX, se aprecia un gran arco de medio punto para el acceso, un arco de gran valor arquitectónico que vemos desaparecido en la de color, donde ha sido sustituido por una obra y puerta a mi juicio sin atractivo alguno. Lo mismo puede decirse de la casa que tiene pegada en uno de sus costados, en la que también ha desaparecido un arco semejante. Afortunadamente, en Cantabrana quedan bastantes arcos de esta elegante y señorial tipología, la mayoría del siglo XVIII; en realidad, constituyen uno de los grandes valores de esta pintoresca localidad caderechana. Consérvense.   
           

2 comentarios:

  1. Hola Elías,

    Esperemos que sirvan tus comentarios para que el resto de arcos se respeten.
    Desgraciadamente seguimos sin proteger adecuadamente nuestro patrimonio, ya que ni el ayuntamiento de turno, ni otra institución hace nada al respecto. Se supone que debe de haber unas normas urbanísticas que contemplen la conservación del patrimonio edificado y mira....
    Un saludo
    Ricardo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, Ricardo. Estoy de acuerdo en lo que dices, de la falta de sensibilidad y control, pero supongo que estas modificaciones se llevaron a cabo cuando cada uno podía hacer lo que le daba la gana en su casa sin que nadie pusiera objeciones. Supongo que hoy será lo mismo en los pueblos pequeños.

    Saludos

    ResponderEliminar

Solo se admiten comentarios constructivos. Los comentarios anónimos, o irrespetuosos, no serán publicados, tampoco los que no estén correctamente identificados.