Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

lunes, 6 de agosto de 2018

UNA CASA NEORROMÁNICA EN MONTORIO



Honorio Melgosa cumplió su sueño 


Elementos de indiscutible apariencia románica

Un conjunto armonioso

Una espectacular visión


FOTOGRAFÍAS: "La Casa de Honorio", en Montorio. (Tomadas en julio de 2018).  

        Hay quien nace artista y no lo sabe. El burgalés de Montorio, Honorio Melgosa, lo es, pero no presume de ello. Por el contrario, habiendo construido una casa de ensueño, digna de un cuento fantástico, apenas lo pregona. Honorio quiso hacer una casa para vivir y por poco no le salió una iglesia. Sin ser un profesional de la arquitectura, ni tampoco de la cantería, diseñó una idea arquitectónica hecha piedra que hoy es motivo de gran asombro y admiración para quien la contempla. Honorio asegura que no pretendió hacer con su obra algo parecido a un templo románico, y sin embargo, es indiscutible que respira arte románico por cada una de sus poros. No es la obra de un heterodoxo,  de alguien que practica el Art Brut, desde luego que no, la Casa de Honorio (porque así habría que llamarla siempre), nacida en una era de  trillar fuera de uso, es algo más serio y donde un eclecticismo lleno de lirismo domina los ambientes. Su afición por el románico, quizá devenido por sus estudios de Historia del Arte, que le llevó a visitar iglesias y ermitas románicas por toda la provincia de Burgos, e incluso fuera de ella, debió ser el origen de su onírico sueño.
        Hace veinticinco años, cuando aún trabajaba en Madrid, como empleado de Telefónica, decidió comenzar su obra empleando vacaciones y fines de semana. Primero de todo fue encontrar la piedra, y por eso recorrió lugares sin cuento hasta dar con la que creyó más conveniente, la Burgalesa de Quintanaloma y Loma, donde compró algunos edificios en ruinas, y la segoviana de Sepúlveda, dos tonalidades diferentes y queridas para el embellecimiento y el contraste. Después fue crear la estructura de hormigón donde depositar el sueño que vivía en él, sobre planos aprobados por el arquitecto de turno. A continuación llegó la parte decorativa, y ahí es donde Honorio dio rienda suelta a su imaginación y creatividad artística, tallando con maestría y paciencia elementos tan característicos del arte románico como arcos de medio punto con sus arquivoltas, canecillos, capiteles, ajedrezados, dientes de sierra..., todo un mundo de piedra esculpida al estilo medieval para cubrir paramentos y cornisas. Y entre todo, destaca la cúpula circular y calada, que sin haber sido la intención del montoriano, ha de recordarnos a los cimborrios o cúpulas-linterna de las grandes monumentos románicos o cistercienses.
        Estamos, pues, ante un sueño hecho realidad de un hombre tenaz que se planteó un reto y que lo ha cumplido con creces, un sueño en el que, desde hace ya diez años, todos podemos integrarnos. Habrá puristas que no lleguen a comprender la casa que parece jugar al “engaño”, como yo tampoco comprendo que sea una gran desconocida, pero si me lo permitís, queridos amigos de este Cajón de Sastre, por mi parte le doy una alta calificación, como se la di a otras obras de neorrománicos burgaleses que han ido apareciendo en este blog. Que la disfrutéis. 


4 comentarios:

Solo se admiten comentarios constructivos. Los comentarios anónimos, o irrespetuosos, no serán publicados, tampoco los que no estén correctamente identificados.