Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

viernes, 4 de septiembre de 2009

CASA LA VEGA, REFUGIO PARA EL LLANTO DE JUANA LA LOCA








FOTOS: Conjunto de Casa la Vega tal y como aparecía en 2002. Ventana de Casa la Vega; por ella pudo mirar la reina Juana hacia la Cartuja de Miraflores. Dintel con inscripción en el molino. Represa para el molino.




Lo expuse y propuse en 2002, allí donde creí que debía hacerlo, pero nadie tuvo en cuenta mi humilde opinión. Sugerí que la ya desaparecida Casa la Vega, o algún testimonio de ella, se convirtiera en un hito y referente de la ruta cultural que ahora se está creando en torno al viaje que hizo la reina con el cadáver de su marido Felipe el Hermoso por los campos del Arlanzón y del Cerrato. Pero pudieron más los planes de desarrollo urbanístico que los idealismos históricos, y de Casa la Vega hoy no queda nada, ni rastro, sólo su recuerdo en la memoria de muchos burgaleses y en los archivos.

Casa la Vega fue en tiempos una finca de recreo de los Condestables de Castilla a las afueras de Burgos, junto al río Vena. En una de sus dependencias se alojó la desventurada reina Juana I de Castilla, durante casi dos meses y tras la muerte de Felipe el Hermoso, hasta que partió hacia la Cartuja de Miraflores, el 20 de diciembre de 1506, dispuesta a recuperar el cadáver de su marido y emprender con él el viaje más alucinante que imaginar se pueda (Ver en mi libro “El año de la Gripe” el itinerario completo que hizo la reina).




CARTA DIRIGIDA AL ALCALDE BURGOS


Con el debido respeto, me dirijo a usted y a la Institución que representa para hacerle llegar una cuestión sobre la que, en mi opinión, es urgente tomar alguna decisión. Me refiero a la conservación de alguna parte de lo que se conoce en Burgos como Casa la Vega, que en tiempos fue lugar de recreo de los Condestables de Castilla. Parece que será en breve cuando comience a urbanizarse este histórico lugar, integrado ya en la ciudad de Burgos, y desconozco si en los planes urbanísticos diseñados se halla la idea de preservar alguno de sus elementos.

Como quiera que dicho lugar todavía contiene algunos restos de interés, como algunas ventanas de arco carpanel, propias del siglo XVI, insertas en viejos muros del posible palacete de los Condestables, así como un antiguo molino, con dintel en la puerta de acceso que contiene epigrafía del Duque de Frías e inscripción de 1848, llamo la atención del Ayuntamiento, que usted tan dignamente dirige, para que en la medida que sea posible todo ello pueda ser conservado.

Mi interés sobre esta Casa la Vega, además de por los valores arquitectónicos y artísticos ya referidos, viene determinado por el hecho de que, en la actualidad, estoy investigando y confeccionando una ruta cultural a la que he bautizado como “RUTA TRISTE DE JUANA I DE CASTILLA”, que concierne a las provincias de Palencia y Burgos y que es la que llevó a cabo la reina Juana I de Castilla con el féretro de su esposo, don Felipe el Hermoso, por campos y aldeas de Castilla, saliendo, precisamente, de dicha Casa la Vega.

Esta ruta cultural, en mi opinión, tendría mucho más interés que la ya marcada de su hijo, el emperador Carlos V, pues está llena de leyendas y de hechos conmovedores que yo mismo he investigado a través de los documentos y de la tradición oral. En una primera parte, tendría su inicio en la susodicha Casa la Vega, donde se instaló la reina tras la muerte de su esposo y de donde partió a la Cartuja de Miraflores para coger el féretro de su marido, y finalizaría en Arcos de la Llana, en cuyo lugar permaneció por espacio de dieciocho meses, después de un periplo alucinante.

La desaparición del conjunto de Casa la Vega, pues, sería un hecho a lamentar porque por un lado se perderían unos interesantes restos históricos y arqueológicos, y por otro, la ruta mencionada, que muy pronto propondré a la opinión pública y que tanto podría ayudar a potenciar el turismo si fraguara, se vería cercenada en sus orígenes. Es por ello que suplico se tomen las medidas oportunas para su conservación.

En Burgos, a 7 de enero de 2003.




CARTA DIRIGIDA AL DELEGADO TERRITORIAL DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN


En relación con mi escrito de 7 de enero de 2003, referente a la conservación de Casa la Vega, quiero aclarar, por si no quedaba suficientemente especificado, que mi petición de conservación no era, ni ahora tampoco lo es, necesariamente extensiva a todo el conjunto. Lo decía así al principio del escrito: “Me refiero a la conservación de alguna parte de lo que se conoce en Burgos como Casa la Vega”. Y cuando digo alguna parte del conjunto estoy pensando en los elementos más nobles hoy visibles (puede haber otros que externamente no se vean), como son el muro que contiene los ventanales, probablemente del siglo XVI, y el molino que está junto a las actuales viviendas, cuyo dintel fechado en 1868 señala la propiedad del duque de Frías en aquel año.

Entiendo que no son elementos muy llamativos, pero, en mi modesta opinión, tratándose de un lugar que forma parte de la historia de Burgos cualquier elemento con siglos de antigüedad tiene interés. La conservación, por ejemplo, de uno de los mencionados ventanales, dentro de un pequeño jardín y con una placa que explique que en esta casa vivió Juana I de Castilla tras la muerte de su esposo, Felipe “el Hermoso”, y que de ella partió hacia la Cartuja de Miraflores cuando decidió coger el cadáver para llevarlo a enterrar en Granada, sería una opción dentro de otras muchas.

Valorar, y en su caso preservar, todo el conjunto o parte de él, es algo que tendrán que dilucidar los técnicos y las Administraciones correspondientes. Por mi parte, adjunto algunas fotografías por si fueran de alguna ayuda en esa valoración.

En Burgos, a 25 de febrero de 20003



NUEVAS FOTOS DE CASA LA VEGA ENVIADAS PARA PUBLICAR EN ESTE CAJÓN DE SASTRE, EL 15 DE MAYO DE 2016, POR ENRIQUE LÓPEZ

Sin duda, son un documento importantísimo para el conocimiento de este lugar burgalés. Todos te lo agradecemos, Enrique.





















NUEVAS Y AÉREAS FOTOS DE CASA LA VEGA TOMADAS EN UN VUELO DE 1963

ENVIADAS PARA ESTE BLOG POR JESÚS CABEZÓN PÉREZ 








47 comentarios:

  1. Gracias Elías por descubrirnos el verdadero valor de aquella "granja" que muchos hemos conocido pero que ya nadie podrá ver. Por desgracia, ha sido completamente arrasada y nada en el lugar trae al recuerdo de lo que hubo en ella, pese a lo que pedías. Me gustaría escribir una reseña en la Wikipedia (actualmente uno de los mejores medios de difusión de la cultura), y para ello me gustaría pedirte a ver si es posible que dones una o dos fotografía a este sitio...

    Muchas gracias por tu trabajo que mantendrá el recuerdo de lo que nuestra dejadez olvida.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ipintza, por tu amable comentario. Voy a intentar encontrar las fotos que me dices. Cuando las tenga te las haré llegar gustosamente a la dirección que me digas, mejor si es por correo electrónico.

      Saludos

      Eliminar
  2. Buenas tardes. Soy José Muñoz Domínguez y desde hace un par de años vengo realizando una tesis doctoral que incluye un estudio de la casa de placer española. Veo que he llegado tarde para conocer la Casa de la Vega de los Velasco, pero voy a tratar de realizar una restitución gráfica en planta de la misma. Para ello, aparte de lo que ha publicado Begoña Alonso Ruiz y de planos antiguos del Catastro y otros que ya tengo, necesitaría disponer de las fotografías que todavía se conservan de esta construcción, y que solicito al creador de este blog, Elías Rubio. Por supuesto, una vez haya trabajado con ellas le haré llegar mis conclusiones, tanto gráficas como escritas, por si fueran de interés. Mi dirección de correo electrónico es: festinalente@hotmail.com. Gracias anticipadas y un saludo. José Muñoz

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Elías.
    La verdad es que desconocía esto totalmente, y la cuestión es que.... has despertado mi curiosidad. Como burgalés, me da rabia no haber podido conocer este lugar y me gustaría saber en qué lugar estaba exáctamente situado. Si es posible y si te quedan ganas después del poco caso que te hemos hecho todos, me gustaría que completases en la medida de lo posible esta fabulosa página.

    Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario, Miguel. En cuanto sepa cómo se llama la calle donde estaba Casa la Vega, y haga una panorámica del lugar, te lo pondré en este sitio.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Hola Elías. Mirando en google maps y por casualidad, he visto que hay un lugar, un descampado con alguna nave, muy cerca de la iglesia de Santa María de Gamonal, que aparece como "Casa de la Vega". ¿Puede que ésa sea la localización de la misma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que las coordenadas según el sig-pac serian.
      Latitud= 42 21´ 40.32"
      Longitud= 3 40´ 18"

      Eliminar
  6. Hola Elías. Un compañero y yo estamos comenzando con un proyecto sobre la Historia de Gamonal que se concretará en un libro. Nos gustaría mucho poder recoger tu testimonio sobre Casa la Vega, en vista de que conoces bien el lugar e intentaste parar el desastre. Puedes escribirme a dorispalacin@gmail.com y hablamos.
    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  7. ¿se conserva alguna foto del interior?

    ResponderEliminar
  8. Hola Elías, muchas gracias por tu trabajo y tu intento de preservar nuestra historia y patrimonio, una lástima que los de siempre tengan otros intereses. Nunca he llegado a conocer este lugar hasta leer por casualidad ahora trasteando en Internet. Me encantaría conocer más del antiguo Burgos, tienes libros, blogs o algún lugar donde poder verlo? Un saludo y de nuevo gracias por ayudar a generaciones más tardías a conocer esta maravillosa ciudad llena de magia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Esther. Sobre cosas de Burgos que he publicado puedes ver en este blog la etiqueta "Ciudad de Burgos", quizá puedas encontrar en ella algo que te interese.

      Saludos cordiales

      Eliminar
  9. Soy Roberto LLorente y estoy escribiendo una nueva novela y te agradezco mucho la información que he encontrado. Siempre es bueno que haya personas que no olvide de donde venimos y la historia que nos rodea. Voy a hacer una pequeña mención al lugar porque realmente me parece loable que haya gente como tú. Gracias

    ResponderEliminar
  10. Una pena no disponer de mas fotos. Unos familiares mios muy cercanos vivieron en esa casa antes de su destruccion a manos de los intereses urbanisticos y economicos. Seguramente esos familiares mios dispongan de fotografias incluso del interior de la vivienda. Yo personalmente he pasado muchos veranos de mi infancia alli. Conoci de primera mano todas las dependencias de la casa estuvieran habitadas o no. Me gustaria reunir informacion y poder hacersela llegar a usted Elias. Un saludo. Mi cuenta de correo es javito-janino@hotmail.com . Espero poder ayudarle a tener mas informacion de este emblematico sitio de la ciudad de Burgos y su barrio mas famoso Gamonal. Por cierto muy interesante el articulo. Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, Javier, por los detalles que nos das. A ver si consigues alguno más y podemos aumentar nuestro conocimiento sobre este histórico lugar de Burgos que la avaricia urbanística se llevó.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  12. Veo que aumenta el interés por Casa la Vega. Puedo aportar que en 2001 entrevisté a una mujer que vivía allí, que era natural de Tórtoles de Esgueva. La entrevista giró en torno a las costumbres de su pueblo.

    ResponderEliminar
  13. Estimado amigo: he leido este articulo y he recordado que antes de destruir este sitio tan curioso por muchos conceptos saque fotos. Como vivo en esta zona de Burgos desde pequeño, antes de tirarlo saque varias fotos que me gustaria pusieses en este articulo. ¿A que correo las puedo enviar? Muchas gracias por tu trabajo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Puedes enviarme las fotos, con tu identificación, a este correo: eliasru@hotmail.com

    Muchas gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  15. Hola Elias: he mandado 14 fotos de Casa la Vega antes y despues de derribarlo. Espero puedas poner todas para que los Burgaleses vean como era este bonito lugar.
    Decir que Yo tembien solicite que se conservara algo de este lugar (Seccion Retina Diario de Burgos de 12-4-2003)y al igual que a ti no me hicieron ni caso.
    Gracias por tus trabajos para recordar a los Burgaleses tantos lugares de Burgos.
    Un saludo:
    Enrique López.

    ResponderEliminar
  16. Quedan añadidas tus fotografías, Enrique. Muchas gracias por el envío. En ellas se aprecia bien la transformación que ha sufrido la zona.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por tener estas paginas para recordarnos nuestra ciudad.
      Con estas fotos creo ya no hace falta situar este sitio en Burgos.
      En analogía con este lugar, en su día solicite que se conservara algo de lo que fue la Ermita de Nuestra Señora de las Rebolledas del Siglo XII, primero convertida en Polvorín (Calle Polvorín de las Rebolledas) y luego en Chatarrería en el barrio de San Pedro de la Fuente. Lo mismo, ni caso.
      Quedaba algún resto de la Ermita y lo tiraron todo.
      En Burgos es mejor hacer pisos.
      Gracias y saludos.
      Enrique.

      Eliminar
  17. No hay de qué, gracia a ti.

    Qué poco hubiera costado dejar algún testimonio de Casa la Vega.

    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Una pena. No sabía que aquello era lo que dices. De echo ahí he jugado yo unos cuantos veranos. Pasábamos del río (al otro lado de la playa de fuentes blancas) y unos amigos y yo pasabamanos por la presa que hacía el molino.
    Lo que recuerdo es que pasado los años 'desapareció' y me dio pena. Supongo que muchos burgaleses sentimos la nostalgia de Juana, a otro nivel, pero tristeza tb de ver como nadie de arriba tiene intención de guardar recuerdos.
    Muchas gracias por tu estudio y trabajo de recuerdo.

    ResponderEliminar
  19. joder, leer esto, enterándose de estas cosas es como vivir una p pesadilla... y luego nos la dan con queso haciendo ver que hay gente que se gana su sueldo dignamente!!
    jmu, aprilio

    ResponderEliminar
  20. Y todo para hacer un parque...porque viendo google earth y Street view no parece haber otra cosa. Acongoja leer tu ultimo cartucho (ventana y placa) y ver que no interesa, igual ni se molestaron en contestar!! A muchos habría que declararlos "persona NON GRATA" por su poco amor y falta de cultura y desprecio hacia la historia . Precisamente pase por esa calle hace 3 semanas para comprar un libro en una librería de Burgos y curiosamente (no encontré el que buscaba) acabe comprando "El año de la gripe" que hoy he acabado de leer y me ha sabido a poco... No se entenderá nunca esa falta de respeto hacia lo antiguo, tanto como ignorar ese lugar y no poner una simple placa (la ventana hubiera sido un adorno perfecto) , pero seguiría, yo creo, sabiendo a poco... Ahora, en breve, desaparecerá hasta la memoria de todo lo que allí hubo, solo lo sabran y recordaran 4 frikis!

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias Elias. Intento escribir un libro sobre los monumentos desaparecidos en la ciudad de Burgos y sobre este monumento apenas encuentro información, veo que res uno de los pocos que se ha preocupado por el.

    ResponderEliminar
  22. Acabo de descubrir su página MEMORIAS DE BURGOS que me ha encantado. Tal como pasó en su día con sus libros LOS PUEBLOS DEL SILENCIO y LOS ÚLTIMOS TRASHUMANTES me ha hecho recordar con tristeza pueblos de nuestra provincia que tuve la ocasión de conocer con sus gentes, muchos de los cuales eran auténticos filósofos que, en sus conversaciones te mostraban lo mucho que la vida en el diario en el diario quehacer de sus faenas las había enseñado sin haber tenido, en muchos casos, la oportunidad de pasar por la Escuela.
    Un mundo donde un trato se cerraba con un apretón de manos y en el que el cariño y respeto a los mayores eran artículos de fe.
    Soy un burgalés del 32 nacido en La Llana de Afuera que desde los 18 años comencé a dar vueltas por nuestra provincia por razones profesionales y por turismo porque en nuestros pueblos me encontraba como pez en el agua y he tenido y me quedan bastantes amigos. Muchas gracias por la defensa que viene haciendo de nuestra provincia Sr. Rubio Marcos. Le deseo lo mejor con muchos más años de vida para que continúe esta impagable labor. Emilio Miguel Amo emiliomiguelamo@yahoo.es

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias, don Miguel, por su comentario y por sus buenos deseos. Los pueblos y sus gentes han sido mi oxígeno, y ahí seguiré, respirando su verdad hasta que ya no pueda más.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  24. Perdone el lapsus, quise decir don Emilio Miguel.

    ResponderEliminar
  25. Un detalle que nadie ha citado de la finca de la Casa de la Vega: era una finca con una tapia que la rodeaba totalmente, excepto la zona del río Vena. Tenía dos pórticos o entradas, una desde Gamonal (con puerta de verja de hierro), que era la habitual de entrada. Otra puerta, (también con verja de hierro)desde la zona de la Barrida de Yllera, que tenía unos grandes escudos de piedra (¿de los Condestables de Castilla...?) y estos desaparecieron de inmediato cuando cambió la propiedad con motivo del Polo de Desarrollo. ¿Dónde fueron esos escudos tallados en piedra...? Había una tercera puerta o portillo pequeño en dirección a Villatoro. Es lo que de momento puedo añadir. Saludos

    ResponderEliminar
  26. Es una pena que en ninguna de las fotos que aquí se publican no se aprecien restos de la "tapia" que usted cita. Sería un documento sumamente interesante.

    Gracias por el comentario

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro de que tiene que haber información sobre el tema de Casa de la Vega en el Archivo Municipal... en esas fechas del Polo de Desarrollo Gamonal ya pertenecía a Burgos. Por otra parte se puede buscar en archivos de esas familias a los que pertenecía esa finca en la antigüedad: Condestables de Castilla, Duque de Frías... bien a través del Archivo Histórico Nacional (al cual se puede acceder por internet) o bien (si hay mucho interes) informarse a donde fueron a parar esos archivos... Quizás también en los archivos y publicaciones de la Institución ¿Fernán González? que tiene cosas interesantes publicadas de la historia de Burgos... Incluso de archivos del Ejército, porque allí estuvo durante la Guerra Civil... Igualmente en el Servicio Cartográfico del Ejército con planos antiguos de la ciudad y alrededores... En fin, creo que hay varios lugares donde se pueden encontrar pistas y datos sobre esos lares. Deseo suerte y me gustaría conocer si alguien localiza algo.

      Eliminar
  27. Buenos días. hace 17 años preparé un texto sobre "Casa la Vega". La intención fundamental era recriminar al Ayuntamiento su ignorancia sobre las personas a las que dedicaba calles, como se puede ver en el texto y las conclusiones. Lamento que no podáis disponer de los anexos que se citan, que se entregaron a quien me encargó el trabajo, aunque de algunos guardo copia. Es seguro que pasados tantos años, el texto debiera ser revisado en profundidad, pero lo dejaré para otros momentos. Publicaré por partes
    CASA LA VEGA
    FUNDACIÓN.

    En 1480 Dª Mencía de Mendoza solicita una bula papal que le permita construir una capilla en la Catedral de Burgos, en la que en el futuro pudieran reposar los restos de su esposo y de ella misma. En esos mismos años Dª Mencía construye un palacio en la mejor zona urbana de Burgos y que posteriormente y gracias a la iconografía franciscana con la que fue adornado se conoció como la Casa del Cordón. Paralelamente adquiere un terreno arbolado en el extrarradio y cercano al pueblo de Gamonal (pero en término jurisdiccional de Burgos) en donde levanta una finca de recreo, la Casa de la Vega. Ella misma dejó escrito que levantó para su esposo un palacio para vivir, un jardín para descansar y una tumba para morir.
    El afortunado esposo de Dª Mencía era D. Pedro Fernández de Velasco, Condestable de Castilla, conde de Haro y una docena de títulos más, señor de 2 ciudades y 150 villas del que dependían jurisdiccionalmente unas 50.000 personas tan sólo en las tierras de Burgos, Cantabria y Rioja. Descendiente del linaje de los Velasco, conocidos expoliadores señoriales desde su engrandecimiento por unos Trastámara agradecidos por la traición de la aristocracia a Pedro I. En los años en los que su mujer construía para él todo un escenario de poder económico, político y social, D. Pedro batallaba sin descanso para los Reyes Católicos en el frente granadino.
    Los Fernández de Velasco recibirán con posterioridad otros muchos títulos más. Uno de los cuales, el de Duque de Frías, identificará a la familia hasta el S.XX, conservando incluso el mismo apellido. El último Duque de Frías del que tengo noticias falleció en 1986 (José Fernández de Velasco y Sforzza).
    No era Dª Mencía una recién llegada a la aristocracia, ni mucho menos. Los Mendoza constituyen otra de las grandes familias magnaticias de Castilla y con unos orígenes semejantes: duques del Infantado, marqueses de Santillana, Tendilla, Mondéjar, dueños de inmensas propiedades repartidas por toda España(Madrid, Guadalajara, Cantabria, Burgos, Extremadura, Andalucía, etc. El padre de Dª Mencía no era otro que Iñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana, quien encontró tiempo entre sus afanes de engrandecimiento y favor político para constituirse en uno de nuestros primeros poetas bajo medievales.

    Ver Anexo 1. Representación del S.XVII de los fundadores






    ResponderEliminar
  28. Éstos son los personajes relaccionados con Casa de la Vega. Conociendo la biografía de Mencía de Mendoza no puedo resistir la tentación de una explicación para el nombre de la mencionada finca que quizás trascienda de lo obvio de su situación en una vega(bien que pequeña, dada la humildad del Río Vena). La abuela de Mencía no era otra que Leonor de la Vega, conocida en las tierras de las Asturias de Santillana (occidente de Cantabria) como la “ricahembra”. Única heredera del linaje y fortuna de los Lasso de la Vega, que centrados en la zona de Santillana y Torrelavega dominaban valles y villas hasta Liébana y centro-norte de Palencia. Conocida la familia como Casa de la Vega no resulta disparatado pensar que la mujer del Condestable bautizó su finca con un nombre para ella muy familiar.





    SITUACIÓN Y DESCRIPCIÓN

    La finca Casa de la Vega o Casa la Vega se situó en una encrucijada de caminos hoy desaparecida, formada por el Camino de Gamonal a Villatoro y el Camino a Villímar, no siendo éste más que un resto de la Calzada Romana conocida como via Aquitana, cuyos restos reconocibles se mantienen en Hurones y Las Mijaradas y que entraba a Burgos por lo que hoy es calle San Francisco. El Camino de Santiago discurrió por este trazado hasta que el traslado de la ruta burebana hacia la ruta de Villafranca modificó el Camino a su paso por Gamonal.

    Ver Anexo 2.Itenerario de la Via Aquitana (norte) y del Camino de Santiago a partir del S.XII.

    Esta claro por tanto que Casa la Vega no tenía una situación marginal como ocurre hoy día con respecto a las vías de comunicación, sino que era un enclave bien situado para recibir bienes y servicios del grueso de las propiedades del Duque en tierras burgalesas y riojanas: toda la Bureba, Frías. Medina, Villarcayo, Haro etc. Esa disposición (en las cercanías de Burgos, y con buenas comunicaciones)quizás explique la paradoja de que los grandes magnates de la provincia eligieran una residencia (aunque poco utilizada) en territorio de realengo como era la Ciudad de Burgos en vez de hacerlo en cualquiera de los lugares que conformaban lo que se llamaba Tierras del Condestable. No debía ser grato al Duque de turno ser considerado un vecino más de la ciudad que le reclamaba impuestos, tasas y sujeción a un ordenamiento jurídico. Quizás por ello fueron escasas las ocasiones a lo largo de 400 años en las que la ciudad recibió algo del Duque de Frías.
    La descripción física del conjunto de la finca puede responder a la calificación de “coto cerrado”: un espacio producto de la agregación de fincas rústicas de tamaños variables que en muy poco tiempo adquiere su fisionomía conocida y que constituye una unidad de producción autosuficiente en muchos aspectos: casa señorial, casa del administrador, capilla, casas de los colonos, molino, establos, pajares. Todo ello con una forma casi perfectamente cuadrangular en 35 hectáreas cercadas por un muro de 2,4 kms y 2.5 metros de altura.

    Ver Anexo 3.Mapa 1/50000 elaborado en 1955, antes de la disgregación de la finca, apareciendo con su cerca completa y significada por una evidente plantación arbórea que contrasta con la zona circundante.

    ResponderEliminar
  29. Tenemos dudas acerca de la voluntad de representación social del conjunto. Bien es cierto que la portalada de acceso disponía de los escudos identificativos de los fundadores (que por cierto, desaparecieron de su lugar no hace 25 años sin dejar pista alguna), pero el resto de lo levantado no constituía nada parecido a un palacio. Quizás fuera sincera la descripción del lugar que hacía Dª Mencía como de un “jardín para descansar”, en cuyo caso aflora la importancia que pudieran tener los árboles, su presencia, cuidado y mantenimiento. Sostenemos la teoría de que el único motivo de la creación y perduración durante 400 años de Casa la Vega no es otro que lo manifestado por la fundadora, a despecho de la poca categoría como palacio de las instalaciones.
    Ver Anexo 6.Consulta en Archivo Municipal sobre datos relaccionados con la propiedad. Se mencionan los daños producidos por las crecidas del río.

    La única razón que modificaría esta impresión sería la de considerar la finca como una explotación agrícola ó ganadera generadora de recursos de importancia.
    Sin embargo, tan sólo se precisa un pequeño análisis para que esa posibilidad quede reducida. Si se observan los planos adjuntos que provienen del S.XVIII al XX, vemos que Casa la Vega se sitúa a ambas márgenes del Rio Vena. Este rio mantiene un régimen característico: bajo caudal en verano y aumento significativo y, en ocasiones, catastrófico en invierno y primavera. Tán sólo el acondicionamiento de márgenes realizado hacia 1942 pudo paliar en parte los daños producidos en sus márgenes con una tediosa periodicidad.

    Ver Anexo 4. Croquis de la Ciudad de Burgos de finales del S.XVIII. Aunque rotulada de firma casi imperceptible, vemos Casa la Vega y sus árboles.

    Cuando en 1936 se describe la finca con vistas a una posible incautación (tal y como narraremos más adelante), se nos asegura por boca de los testigos citados que la misma no tiene valor agrícola por las crecidas del río, dedicándose tan sólo a sostener una pequeña cabaña ganadera (centenar y medio de ovejas y dos vacas). En el mismo documento se citan los árboles existentes: chopos, olmos, encinas, robles, algunas coníferas y frondosas de ribera.
    En el plano del S.XVIII se muestra Casa la Vega como una mancha de arbolado destacable en un paisaje desforestado. En una sociedad hambrienta de madera para construcción, calefacción e industria(la fábrica de pólvora del Castillo devoraba enormes cantidades de madera) no cabe extrañarse de la práctica ausencia de arbolado en los alrededores de Burgos. Cabe recordar que lo que se conoce como Monte de la Ciudad o Monte de Gamonal sobrevivió gracias a las prohibiciones y regulaciones que el Concejo burgalés mantenía sobre el único espacio público y cercano con dotación arbórea. Del encinar que describen las fuentes medievales y que llegaba hasta La Brújula por el norte tan sólo quedaron restos en el citado Monte y en Casa la Vega.

    Ver Anexo 5. Mapa de Coello en 1868. La finca destaca perfectamente por su tamaño y el arbolado.

    ResponderEliminar
  30. La corpulencia de las encinas existentes en el lugar objeto de este estudio incitan a una datación dendrocronológica más precisa, pero no es descartable que pertenecieran a la dotación original como árboles ya plenamente formados, merecedores de un esfuerzo de protección notable (un muro de 2,4 kms) y que respondían a lo que Mencía de Mendoza llamaba “jardín”.
    Tanto en los Catastros elaborados en el S.XVIII como en los textos descriptivos de Burgos en el XIX se reitera la existencia de un “agradable parque”, “delicioso jardín” y otros epítetos en lenguaje de la época. Ello no es de extrañar si recordamos que los primeros esfuerzos de constitución de parques arbolados no llegan hasta la administración napoleónica de la ciudad. Por tanto no es de extrañar la repetición en la mención de los árboles de Casa la Vega.
    Ante la pregunta de sí esta propiedad tiene una importancia destacada en el catálogo patrimonial de los Duques de Frías, la respuesta es claramente negativa. El linaje de los Fernández de Velasco acumulaba una impresionante riqueza rústica y urbana repartida por toda España. La presencia de los duques en la ciudad es mínima (el palacio de la Casa del Cordón tuvo épocas de abandono y otras en las que fue arrendado para diversos usos, ninguno de ellos aportador del más mínimo cuidado), no formando parte de la vida política o social local. Basaron sus centros de poder en otros pagos, e incluso cuando participaron políticamente en la vida nacional (un duque fue presidente del gobierno y otro presidente del congreso) lo hicieron sobre una base clientelar ajena a Burgos.
    Casa la Vega fue gestionada por administradores y trabajada por colonos. La presencia de los Duques se limitaba a la constancia en los registros de la propiedad y el recuerdo popular de una lejana vinculación del linaje con Burgos. No se mencionan visitantes ilustres, presencias destacadas, etc. Observamos en los archivos municipales incluso una latente animadversión del Concejo hacia el Duque y su finca cuando repetidamente se le exige adecuarse a la legalidad en sus actuaciones (construcción del molino y la presa consiguiente, etc.). También es cierto que hubo momentos de gran dificultad económica (mediados del s XIX), con el hambre atenazando grandes sectores de la población burgalesa en que los grandes propietarios de la ciudad socorren a la población a petición del Concejo, y sin embargo no consta ni entonces ni nunca aportación alguna del Duque de Frías.

    Ver Anexo 6.Consulta en Archivo Municipal sobre datos de la propiedad. Destacan los problemas con el Duque de Frías.

    ResponderEliminar
  31. Casa la Vega permanece ininterrumpidamente en manos de los Fernández de Velasco durante 400 años desde que Mencía la ofrece a su marido el Condestable hacia 1480, Es posible que a esto obligara la adscripción de la propiedad a un mayorazgo, lo que impediría la enajenación que sólo sería posible con la supresión de mayorazgos de inicios del XIX, pero es un dato del que no dispongo.
    Es en 1880 cuando mediante escritura pública, el Duque de Frías, José Bernardino Fernández de Velasco, hijo del que fue presidente del gobierno en 1838, vende la propiedad por 30.000 ptas, junto con otras seiscientas más.
    D. José era Duque de Frías con Grandeza de España, Conde de Haro, marqués de Belmonte, del Fresno, de Caracena, de Frómista, de Berlanga, de Toral, de Jarandilla, de Frechilla y Villarramiel, Caballero de la Maestranza de Sevilla, Gran Cruz de Carlos III y Gentilhombre de Cámara con acceso a Palacio, diputado y presidente del Congreso de los Diputados en 1862. Pero no corrían buenos tiempos para la Casa Ducal. En 1864 casó con Victoria Balfe, divorciada del embajador británico en España, Sir Crompton. La reina Isabel II se escandalizó por el hecho, al igual que los sectores conservadores de la vida política y social, retirándole de sus cargos palaciegos. Esto convirtió al hasta entonces dinástico duque en un autoexiliado en París, de donde regresó tras la Revolución de 1868, a la que vio con simpatía.
    Enviudó en 1871, volviéndose a casar en 1880 con Mª del Carmen Pignatelli de Aragón. El desafecto al régimen isabelino (bien que por causas ajenas a la política), el exilio y el posterior fracaso del régimen nacido en 1868 y al que al parecer apoyó, no ayudó a conservar el patrimonio heredado. Quizás ayudara asimismo a la mengua el excesivo aprecio por el juego manifestado por D. José (y su escasa suerte) de hacer caso a cronistas de la época. El caso es que Casa la Vega pasa a manos de un riquísimo propietario leonés.

    Ver Anexo 7. Plano catastral de 1909. La finca y sus construcciones. 35 hectáreas compradas por 30.000 pts en 1880.

    ResponderEliminar
  32. Es aquí en donde la historia de esta finca alcanza un nuevo interés. La heredera del mencionado leonés a finales del XIX es Josefa Alvarez Prieto, casada con Amós Salvador Carreras. Amós Salvador, propietario de una inmensa fortuna con centro en la Rioja, es hijo de un ministro de Alfonso XIII, pero entra en la historia por derecho propio. Vinculado al pensamiento progresista de la España de su tiempo, está relacionado con la Institución Libre de Enseñanza y los grupos culturales. Amigo íntimo de Manuel Azaña acompañó políticamente a éste en toda su carrera política, desde la fundación de Acción Republicana hasta la de Izquierda Republicana en 1934 junto con José Giral, Álvaro de Albornoz, Victoria Kent y Luis Bello entre otros. Fue Amós Salvador quien firmó el Programa del Frente Popular por I.R., llegando a Ministro de Gobernación en febrero de 1936.
    Una vez desencadenada la Guerra Civil, el bando nacionalista inicia un expediente de incautación de bienes, conjuntamente con la imposición de una multa de 100 millones de pesetas, cantidad absolutamente descomunal para la época y que da lugar a conocer tanto el odio despertado por la figura de Amós Salvador como el volumen de su fortuna. Salvador se exilió en Sudamérica con parte de su familia. Otra parte recaló en Francia, en donde nacería en Biarritz un nieto de Amós Salvador, Miguel Boyer Salvador, conocido político y empresario de nuestros días.

    Ver Anexo 8.Expediente de Responsabilidades Políticas de Amós Salvador Carreras. Tan sólo se aportan los datos de interés para Casa la Vega: peritaciones, certificados de propiedad, correspondencia del administrador, interés mostrado por diversas instituciones para adscribírsela.

    En Casa la Vega permaneció durante la guerra otra hija de Amós, acompañada de dos niños pequeños y que suponemos que fue sorprendida en Burgos pasando las vacaciones en la finca burgalesa de sus padres. Esta mujer, Mercedes Salvador estaba casada con un ingeniero agrónomo, Demetrio Delgado de Torres, asimismo exiliado en Estados Unidos. En el expediente de incautación que se adjunta se narran las propiedades que conforman la finca, al igual que se narra las pretensiones de la Diputación Provincial de constituir una Estación Forestal. En tiempos de guerra, incluso una comunidad religiosa sienta sus reales con intención de quedarse, lo que llena de desespero al administrador (nombrado por Salvador y su mujer) que intenta salvar los intereses de sus propietarios. El Ejército había sido el primero en ocupar la finca como almacén de artillería.

    Ver anexo 9.La importancia de la familia Salvador. Gobierno de 1936 con la presencia de Amós Salvador. Información de Izquierda Republicana. Listado de intelectuales exiliados en EE.UU., con la presencia de Demetrio Delgado de Torres.

    ResponderEliminar
  33. A pesar de los esfuerzos desplegados por las autoridades franquistas, Casa la Vega no pudo ser expropiada, al quedar claro que la propietaria era Josefa Álvarez y no su marido, manteniendo una separación de bienes que resultó efectiva.
    Los herederos de Amós Salvador y Josefa Álvarez vendieron en los años sesenta la propiedad, siendo cuando menos la parte sur adquirida por la Caja de Ahorros Municipal de Burgos para la constitución de una empresa cárnica. Paralelamente recibió la Caja una subvención del Estado igual a la cantidad pagada por los terrenos y que constituían la aportación a la nueva sociedad. Buenos tiempos para los negocios.





    CONCLUSIÓN

    A finales de la década de los setenta y en los albores de nuestro actual sistema democrático, el Ayuntamiento de Burgos urbanizó una amplia zona aledaña a Casa la vega. Incluso bautizaron con su nombre a una Avenida. Puestos a bautizar obsequiaron a los Fernández de Velasco con tres calles: Duque de Frías, Conde de Haro y Marqués de Berlanga. Nadie informó en su día que los tres títulos correspondían al mismo personaje. Completaron la zona con una calle para la Condesa Dª Mencía, quizás la única que lo merecía por arraigo y ejecutoria. El pastel del bautizo del callejero de la zona lo pone la calle dedicada a Victoria Balfe ( Balfe y no Balfé, pues ella era inglesa e inglés era el apellido; todavía se encuentran ingleses con ese nombre), la mujer separada de su primer marido, el embajador, y cuya boda con el Duque de Frías llevó a éste al ostracismo entre los de su clase. Tengo el pleno convencimiento de que quien eligió el personaje que debía ser honrado con una calle desconocía la historia, pues hubiera preferido a la siguiente mujer del Duque, de más acendrada ortodoxia y rancio abolengo. Quizás es mejor así y recordar a Dª Victoria y su Duque ( y su Conde y su Marqués).
    De toda esta historia, lo único que queda tras cuatro siglos es un pequeño grupo de árboles que todavía sirven para alegrar la vista a quien quiera vivir a su vera.

    Nota

    Victoria Balfe fue actriz de variedades y cantante de poco éxito. Aparece junto a su padre en procesos judiciales por deudas. Al casarse con Sir Crompton parece que hizo un uso bastante liberal de los bienes de éste. El escándalo de la boda con Crompton sólo fue superado por el escándalo del divorcio y posterior matrimonio (fuera de España, obviamente) con el Duque de Frías. Está enterrada en la Capilla del Condestable en la Catedral de Burgos al hacer uso el Duque de su privilegio ancestral. No hay ningún dato sobre estancia en vida en Burgos, ni acción alguna a favor de la ciudad. Hay que recordar que el Duque había sido denunciado por el Ayuntamiento por desviar ilegalmente un cauce del Vena y que no atendió las súplicas del concejo de aportar fondos en tiempos de penuria para la ciudad. La calle que le ha sido adjudicada a la señora Balfe es uno de los casos más injustos de un callejero munido de ellos, como lo es el dedicarle tres calles (con títulos nobiliarios diferentes) al mismo José Bernardino Fernández de Velasco, último propietario de su saga de Casa la Vega y jugador con poca suerte.


    ResponderEliminar
  34. Gracias, Ángel, por tu ilustrado comentario. Los otros comentarios que siguen a este llevan el mismo patrón de longitud de texto, pero por su gran interés histórico, no dudo en permitir su entrada. Seguro que muchos amigos de este cajón de Sastre lo agradecerán.
    Por otra parte, perdona si te sugiero que publiques todo tu trabajo en algún lugar de mayor relieve que este humilde blog.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  35. Siento no haberme dado cuenta de la inoportunidad de un texto largo como éste en un blog creado con otros fines. Es la primera vez que participo en uno y no he calibrado las consecuencias. En cuanto a lo de publicar, soy editor, pero me divierte más trabajar como "negro" de otros.

    ResponderEliminar
  36. Agradezco la publicación sobre Casa la Vega, de Ángel Cossío y siento no poder tener los anexos correspondientes. ¿Es posible saber dónde se ha publicado, aunque sea con otros nombres, este trabajo de la "historia de la Casa la Vega", en su totalidad?
    Me gustaría añadir que siendo chaval leí en la Parroquia de San Gil un librito sobre el Cristo de Burgos (de San Gil) en el que se contaba un milagro del Cristo realizado en Casa la Vega, en el pozo San Bernardo, al que yo tenía cierto miedo acercarme cuando iba por allí, que estaba en el cauce viejo del río Vena.y que aún en las paginas de internet he buscado y aparece con este título: "Domingo de la Pascua, vuelto a la vida después de ahogarse en un pozo del río Vena" Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  37. Seguro que Cossío sabrá darle respuesta a la pregunta que plantea.
    Gracias por darnos a conocer el"milagro" en el Pozo San Bernardo.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Solo se admiten comentarios constructivos. Los comentarios anónimos, o irrespetuosos, no serán publicados, tampoco los que no estén correctamente identificados.