Elías Rubio Marcos y su "CAJÓN DE SASTRE"

Recopilación de artículos publicados y otros de nueva creación. Blog iniciado en 2009.

miércoles, 15 de julio de 2009

LA IMAGEN DE SAN CRISTÓBAL DE IBEAS




Diario 16 Burgos, 26 abril 1996


“... Envueltas entre las abundantes aguas de los ríos Arlanzón, Cueva y Mozonclllo, entre las feraces huertas de San Millán de Juarros y al pie del antiguo Camino Real, todavía son hoy visibles algunas ruinas de la antiquísima abadía de San Cristóbal de Ibeas. Durante años, estas ruinas históricas, robustos muros a los que los vecinos de San Millán llaman “El Convento”, fueron un enigma y una tentación para este cronista, tan enigmáticos, que en sus inveteradas visitas otoñales al lugar donde se hallan hacía una y otra vez propósito de seguir su rastro. Pasó mucho tiempo, no obstante, hasta que un día la fortuna quiso que cayera en sus manos un rancio y olvidado libro con el titulo de “Un monasterio premostratense burgalés. Abaciologio de San Cristóbal de Ibeas”, fechado en 1920 y firmado por Amancio Blanco Díez. El libro es una joya, más que por la semblanza histórica que en él se hace del monasterio, importante sin duda, por estar ilustrado con dos espléndidos grabados que muestran cómo era éste exterior e interiormente. No dice, empero, el autor del libro ni cómo ni cuándo, ni dónde obtuvo tan extraordinarios documentos, aunque cabe suponer, por el tiempo en que la obra fue publicada, que sean fidedignos y no una burda idealización basada en la imagen del monasterio hermano de Bujedo de Candepajares, perteneciente a la misma orden premostratense y situado cerca de Miranda de Ebro. Por eso, si no es demostrado lo contrario, habrá que dar crédito documental a los citados grabados, recuperando así una imagen que ya se creía perdida, para satisfacción de los pobladores de San Millán de Juarros, de los de Ibeas de Juarros, y en general de todos los burgaleses que nunca supieron cómo fue San Cristóbal de Ibeas.

Dos reyes y 115 abades

Según Amancio Blanco, el origen del monasterio de San Cristóbal de Ibeas debió estar en un pequeño oratorio “una iglesia familiar” del tiempo de la Reconquista, a la que un devoto matrimonio, con el visto bueno de Alfonso VII, transformó en 1107 en un monasterio atendido por clérigos agustinianos. Sin embargo, sobre dicho origen no habría que despreciar las cuevas eremíticas que en 1970 fueron descubiertas, de manera casual, en una terraza arenosa sobre el río Arlanzón, en el término de Castrillo de Val y muy próximas a San Millán de Juarros. Quizá estas cavidades, desconocidas para los historiadores, pudieran tener alguna relación con este convento y su origen.

Siguiendo al mencionado autor, se observa que los clérigos de la Regla de San Agustín estuvieron desde 1107 hasta 1151, en cuyo transcurso de tiempo el monasterio conoció el mandato de cuatro abades. Fue a partir del último de los años citados cuando los monjes blancos premostratenses se instalaron en el convento bajo los auspicios del emperador Alfonso VII, cuya áurea presencia estuvo en San Cristóbal de Ibeas a la llegada de los mismos. Y no fue éste el único rey que visitó esta abadía: también Alfonso VIII lo hizo en 1165, con motivo de “rendir tributo de gratitud a su tutor Gutierre Fernández de Castro”, que quiso enterrarse en este lugar. Las dos presencias reales reafirmaron y enriquecieron el monasterio de San Cristóbal, convirtiéndose así en uno de los más importantes de España de la orden de San Norberto, tan importante, que de él procedió la famosa abadía de Bujedo de Candepajares; en realidad, y si hay que atenerse a los grabados que en el citado libro se muestran, una y otra abadía eran un calco arquitectónico; las iglesias de ambas son de los escasísimos ejemplares en el románico burgalés que disponían de tres ábsides semicirculares en sus cabeceras.

El declive del mal llamado monasterio de San Cristóbal de Ibeas (no olvidar que sus ruinas se encuentran en San Millán de Juarros) comenzó cuando, en 1808, durante los meses de noviembre y diciembre, las tropas francesas se acuartelaron en sus dependencias, arramblando y arrasando todo lo que pudieron y expulsando a sus monjes. Después vendría el decretazo de 10 de marzo de 1820, que suprimía los conventos cuyo número de monjes fuera inferior a 24, con lo cual los de San Cristóbal de Ibeas se dispersaron, dejando vacía la abadía durante algunos años. Hacia mediados de los años 20 del pasado siglo (XIX), cuando ya nada de valor quedaba, salvo los edificios, volvieron algunos frailes, permaneciendo en condiciones precarias hasta que Mendizábal y su Desamortización dieran el golpe de gracia. Con el definitivo abandono, la memoria de los 115 abades que llegó a tener San Cristóbal de Ibeas poco a poco fue convirtiéndose en escombros. Aunque eso no fue obstáculo para que todavía a principios del siglo XX, a juzgar por las informaciones que da Blanco Díez en su libro, quedaran importantes restos del monasterio”.


4 comentarios:

  1. El libro al que pertenecen las imagenes es el Semanario Pintoresco Español, en dos tomos de 1847 (los de finales de Julio y principios de Agosto creo), son dibujos de Manuel Assas y los acompaña con la descripcion del del monasterio (un poco breve). Esos libros estan digitalizados por el instituto cervantes y pueden consultarse por internet, no se la direccion exacta pero no es dificil de encontrar.
    Rodrigo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Rodrigo, por tu valiosísima aportación documental, que por supuesto ha de interesarnos a todos. Este es el tipo de colaboraciones que uno desea ver siempre en su blog.

    ResponderEliminar
  3. Hace unos meses comenzaba un trabajo sobre este monasterio y me sorprendió la escasez de datos que existe sobre el mismo. Este blog fue uno de los pocos enlances que me ofrecía alguna referencia sobre el mismo y un punto desde el que partir. Ya dejé aquí un apunte sobre las imágenes que se presentaban y me gustaría volver aprovechar el espacio para acercar una bibliografía que a buen seguro será de interés para el que se sienta atraido por estas ruinas. Dado que es complicado encontrar referencias que remitan a esas obras sobre el monasterio os citó el siguiente trabajo;
    Monasterios medievales premonstratenses: reinos de Castilla y León. María Teresa López de Guereño Sanz. Junta de Castilla y León, 1998.
    Es la obra más completa sobre este antiguo monasterio que reconstruye tanto su templo como sus dependencias, además de presentar los restos conservados de su claustro y remitir a una bibliografía bastante completa.
    Un saludo. Espero que os sea de ayuda.
    Rodrigo

    ResponderEliminar
  4. En la Real Chancillería de Valladolid existen varios pleitos(no muchos,ciertamente)en los que el citado Monasterio es parte.Casi siempre por rentas y censos impagados.En las cartas de poder emitidas y que se adjuntan al dicho pleito, aparecen los nombres de los cargos gobernantes en años concretos(Abad,Prior,Mayordomo,Procurador,etc.

    ResponderEliminar

Solo se admiten comentarios constructivos. Los comentarios anónimos, o irrespetuosos, no serán publicados, tampoco los que no estén correctamente identificados.